Amazon
InicioRedes SocialesInstagram y tu privacidad ¿cómo hacer un uso seguro?
Instagram-privacidad Instagram y tu privacidad ¿cómo hacer un uso seguro?

Instagram y tu privacidad ¿cómo hacer un uso seguro?

Instagram-privacidad Instagram y tu privacidad ¿cómo hacer un uso seguro?

Instagram y su uso para proteger la privacidad (Foto: Pixabay)

Instagram es una de las redes sociales con gran influencia en nuestro día a día en la actualidad. Se ha metido de lleno en nuestras vidas hasta el punto de que hacer una foto para subirla a la red se ha convertido en un acto normalizado y cotidiano. A nadie le sorprende ver a una persona sacar el smartphone para fotografiar el plato de comida que va a degustar, cruzarse con gente por la calle que va sola hablando y posando a su teléfono móvil. Sabes que eso en breves segundos estará subido en algún perfil de la red social perdiendo así su privacidad.

Desde que Facebook se hizo con su control, se han ido añadiendo opciones que han llevado a Instagram hasta el más absoluto estrellato. La opción “Stories”, en la que pueden incluirse vídeos y fotos de todo tipo que se eliminan automáticamente en 24 horas al más puro estilo Snapchat, ha terminado por elevar a los altares a esta red social que está en la barra de herramientas fija de la gran mayoría de los smartphones del mundo, especialmente entre la población menor de 40 años. Pero, ¿sabemos realmente de los peligros que existen detrás de contar todo lo que hacemos en una red social como ésta?

Cómo hacer un uso seguro de Instagram

Afortunadamente, cada vez existe más conciencia acerca de la importancia de la seguridad en redes sociales, por lo que los perfiles privados van poco a poco siendo mayoría. Esto no era así hasta hace mucho, cuando cualquiera podía acceder a los contenidos de otras personas a las que no conocía de nada. La mayoría de los perfiles abiertos tienen un carácter profesional mientras que los perfiles individuales son los más habituales entre los privados. Es obvio que el control de todo lo que subimos a la red queda fuera de nuestras manos, pero dentro de lo posible se debe hacer un uso seguro de este tipo de herramientas.

De entrada, la primera barrera que es una herramienta de privacidad a nuestro alcance es la contraseña. La mayoría de los usuarios tanto de Instagram como de cualquier otra red social, no cambian nunca la contraseña, en lo que supone el primer error en cuanto a un uso seguro de la misma. Hay que meterse en la cabeza que las contraseñas se deben cambiar no a diario pero sí a menudo.

Una vez accedas a tu perfil, debes irte inmediatamente a las opciones y comprobar si tu cuenta está en modo privado. Por defecto se crean abiertas, así que si no lo has cambiado nunca en este momento tus fotos son visibles por todos los usuarios de la red las 24 horas del día y 7 días a la semana. Por lo tanto, y especialmente si subes fotos de menores o eres un usuario menor de edad, marca la opción de “cuenta privada”. De esta manera solo podrán acceder a tu perfil para ver tus fotos, vídeos y stories aquellas personas que tú apruebes previamente que lo hagan.

Pese a que debes aprobar o no todas las invitaciones que te llegan de usuarios que desean seguirte, debes saber que hay muchas cuentas falsas y/o peligrosas. Se denominan ‘bots’ y aunque parezca increíble consiguen que muchos usuarios les acepten. No caigas en ello. Se ve bastante claro si lo son o no a simple vista viendo la foto de perfil y el nombre de usuario, y si aún así dudas métete en su perfil y si es público ya no te quedará ninguna duda de su falsedad.

Además, puedes y debes activar la autentificación en dos pasos que te propone Instagram pese a que pueda resultar un poco molesto cuando te toque pasarla. Es conveniente como medida de seguridad porque te pedirá que introduzcas un código de seguridad SMS además del nombre y contraseña cada vez que se inicie sesión desde un dispositivo desconocido, similar a lo que hace Gmail y ya muchas otras aplicaciones. Aquí tienes las pautas para activarlo. En este sentido, es conveniente que también te asegures de proteger bien la cuenta de correo electrónico asociada a tu perfil porque de lo contrario cualquier que entre podrá saber las claves y acceder a todos tus perfiles en redes sociales.

Por otro lado, aunque a estas alturas Instagram ya contiene en su catálogo de opciones casi todos los detalles que antes íbamos a buscar a otras apps complementarias que funcionaban como APIS y que te pedían iniciar sesión a través de ellas para poder usarlas, debes tener cuidado con ellas si todavía las utilizas. Dar permisos a terceros extiende la vulnerabilidad de tu cuenta así que de hacerlo sé responsable y asegúrate bien con qué estás trabajando.

Por supuesto, no basta solo con tomar todas estas medidas para hacer un uso seguro de la red social. Se debe ser también ser responsable con los contenidos que se suben: no es conveniente mostrar a los menores, tampoco es recomendable subir excesivas fotos de vacaciones en tiempo real para no dar pistas etc. Es complicado, pero todo suma para que tu perfil y tu seguridad y la de los que te rodean vayan de la mano.

Por último debes saber que existe un centro de ayuda de Instagram en el que te explican todas estas medidas de seguridad y en el que también puedes resolver dudas y denunciar cuentas spam.

Y recuerda, ¡cierra la sesión cada vez que no vayas utilizarlo, nadie te asegura que tu dispositivo no caiga en otras manos!

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Sin comentarios

Deja un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 3,67 de 5)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

Instagram y su privacidad, cómo hacer un uso seguro

Cuidado, todo lo que publicas se queda en Internet, por eso es importante aprender a hacer un uso seguro de Instagram y su privacidad