ISO 19011, clave para auditar sistemas de gestión

¿Conoces la norma ISO 19011? Queremos ayudarte a entenderla y a estar preparado para trabajar con ella. Se trata de una norma internacional desarrollada por la Organización Internacional de Normalización, cuyo propósito es fijar las directrices para auditar los sistemas de gestión de calidad.

Es una herramienta valiosísima para mejorar la gestión integral de una organización, ya que permite evaluarla de forma periódica y establecer de qué manera hacerlo de acuerdo a la realidad.

En nuestro Master en Gestión y Auditoría de Calidad te familiarizarás con estos contenidos, obtendrás una doble titulación y conseguirás el certificado de auditor interno en esta ISO.

¿Qué es la norma ISO 19011?

Esta norma ISO permite hacer auditorías sobre los sistemas de gestión que proporcionan directrices concretas, claras y aplicables para conocer en profundidad el estándar.

En realidad, no establece requisitos, pero sí proporciona conocimientos, pautas y criterios útiles que te permitirán gestionar un programa interno de auditorías sobre la planificación y el sistema de gestión incorporados por la organización.

Además, facilita la evaluación de los equipos auditores y de sus miembros, por lo que se convierte en una guía y una brújula importantísimas para la actividad empresarial.

Y es que, de hecho, los contenidos de esta norma sientan las bases para saber cómo evaluar y auditar a los proveedores, a nivel interno, así como para tener la posibilidad de obtener la certificación externa en esos procesos.

Principios de auditoría aplicables

El capítulo 4 de la ISO 19011 presenta los principios fundamentales de cualquier auditoría, los cuales constituyen los cimientos sobre los que debes construir siempre estas labores:

Integridad

Los valores que han de imperar en el equipo y los miembros auditores son la responsabilidad, la honestidad, la imparcialidad, el equilibrio y la dedicación.

Veracidad

Todos los informes presentados han de ser veraces, ajustados a la realidad y sustentados en contenidos objetivos. Incluso procede incluir las diferencias de opinión surgidas durante el procedimiento.

Cuidado profesional

En términos, sobre todo, de agilidad, responsabilidad, diplomacia y cautela, los auditores deben hacerse merecedores de la confianza de los auditados.

Confidencialidad

La información con la que se trabaja debe estar blindada y nunca puede ser utilizada de modo inadecuado en beneficio propio.

Independencia

Los auditores han de trabajar de forma libre, sin dependencias y de la manera más objetiva posible, incluso cuando se trata de un empleado de la propia organización.

Evidencias como base

Han de sustentarse en un método racional y planificado, que pueda aplicarse también en las auditorías previas y posteriores. Solo así podremos establecer comparaciones. Recuerda que las evidencias son, por definición, verificables y comprobables.

Cuándo se aplica la ISO 19011 para sistemas de gestión

Lo cierto es que deberías aplicar esta norma ISO en cualquier organización que precise planificar y llevar a cabo auditorías de sistemas de gestión, tanto si son internas como externas. Además, siempre que se vaya a gestionar un programa de auditoría.

Este documento es, por otra parte, un apoyo valioso para la realización de otro tipo de auditorías, por ejemplo, la de prevención de riesgos laborales (ISO 45001).

En todo caso, esta norma define claramente los tres tipos de auditorías que pueden llevarse a cabo. Son los siguientes:

  • De producto. Contempla e inspecciona los procesos vinculados a la fabricación de un producto o a la prestación de un determinado servicio. Son muy habituales en la gestión de la calidad, pues hacen posible conocer si se están cumpliendo los requisitos del sistema de calidad, así como las especificaciones y los estándares que nos demandan nuestros clientes.
  • De procesos. En este caso, se evalúan el funcionamiento idóneo y el alcance de los procesos, así como el cumplimiento de los métodos y las instrucciones incluidos en la norma del sistema de gestión.
  • Del sistema. Sería la auditoría más global. Su finalidad es verificar que todos los componentes del sistema de gestión se están desenvolviendo de la manera correcta y de acuerdo al estándar planteado.

Ventajas de la ISO 19011

Evidentemente, las organizaciones apuestan por la normalización y las herramientas o protocolos que la impulsan cuando piensan que van a obtener beneficios específicos. En caso contrario, dirigen su interés hacia otro lado y buscan sus inputs en ámbitos distintos.

Si estás dispuesto a convertirte en auditor de esta norma o estás planteándote convivir en tu organización con ella, has de tener claras cuáles son las ventajas fundamentales que derivan de implementar esta ISO.

Como punto de partida, debes tener presentes distintos aspectos generales que resultan sumamente positivos para cualquier organización. En concreto, consideramos importantes los siguientes:

Mayor credibilidad e imagen positiva de la organización

Dado que se trata de una norma mundialmente reconocida, aporta un plus diferencial que se asocia al prestigio y la solvencia.

Eficiencia superior

El análisis de los hechos aporta información que siempre puede revertir en fórmulas más adecuadas de realizar cada proceso.

Clientes más satisfechos

Controlar la realidad permite hacer las cosas mejor y, en consecuencia, el público acaba siendo mejor atendido.

Decisiones más atinadas

Asimismo, los responsables disponen de material más preciso, ajustado y revelador en el que basarse para decidir.

Mejora continua

La realización periódica de auditorías resulta estimulante y favorece el compromiso de los implicados, quienes se esfuerzan en hacer sus tareas mejor y cuentan con las herramientas precisas para ello.

Cultura cohesionada

Bien trabajadas, las auditorías acercan a la verdad, y esta a la auténtica comunicación y al sentimiento de comunidad que colabora.

Beneficios de la ISO 19011

Por otra parte, implementar la ISO 19011 aporta también beneficios específicos a la hora de realizar cualquier auditoría de sistemas de gestión. Los siguientes en concreto:

  • Se aprecian mejor los principios de la auditoría y la naturaleza esencial de esta.
  • Se optimiza la gestión de los programas de auditoría, especialmente en temas como la coordinación de actividades, la definición de los objetivos y la asignación de las responsabilidades.
  • Se facilita la concreción de las actividades de auditoría, por ejemplo, a la hora de seleccionar al equipo encargado.
  • Se evalúa mejor a los auditores, pues se parte de criterios concretos, homogéneos y comparables que definen los conocimientos, las aptitudes y las cualidades requeridas.

Sin duda, contar con una adecuada formación en este ámbito resulta sumamente productivo profesionalmente hablando. ¡Apúntate a nuestra formación sobre la ISO 19011 y conviértete en un gran gestor y auditor de calidad!​

The following two tabs change content below.
El Blog de IMF Business School
Equipo de profesionales formado esencialmente por profesores y colaboradores con amplia experiencia en las distintas áreas de negocio del mundo empresarial y del mundo académico. IMF Business School pertenece a la AACSB, a la AMBA, a la AEEN y a ANCED, entre otras organizaciones. Sus programas cuentan con el aval de ANECA, Cambridge y Oxford y la alta valoración de sus más de 110.000 alumnos. Está incluida en el Ranking The Best Global MBA 2018 y reconocida como Emagister Cum Laude desde 2015. Cuenta con los sellos de calidad EFQM 5star, Excelencia Europea, Madrid Excelente, ISO 9001 e ISO 14001. Escuela de Negocios Nº1 del mundo en el EFQM Global Index.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *