Inicio » Encuentros Digitales » Emprendedores. Entrevista a Azucena Fraile, coach personal

Emprendedores. Entrevista a Azucena Fraile, coach personal

Durante los últimos meses se nos está bombardeando desde los medios con noticias acerca de la situación económica que está viviendo el país. Si bien es cierto que son tiempos duros, en IMF apostamos siempre por la creatividad y el esfuerzo personal. Es por ello que queremos mostraros a diferentes emprendedores, personas valientes que en muchos casos han rechazado la comodidad de trabajar por cuenta ajena para dar el salto y emprender una actividad que les reporte una satisfacción personal y también, por qué no, un rendimiento económico.

Os traemos, pues, historias de esfuerzo, valor y éxito en las que los emprendedores nos aportarán sus ilusiones, logros y experiencias.

Y es que el fracaso, en realidad, es no intentarlo.

Después de trabajar durante algo más de quince años para una gran multinacional, esta madrileña ingeniera de telecomunicaciones decidió dejar de lado la seguridad de un empleo fijo para iniciar un camino en solitario como coach personal. Un año después, Azucena nos cuenta cómo ha sido para ella esta nueva experiencia.

Después de trabajar tanto tiempo en una empresa de renombre en el mundo de las telecomunicaciones como es Ericsson, ¿qué te hizo dar un giro laboral tan grande y dedicarte al coaching personal?

Las telecomunicaciones nunca fueron mi vocación, sino algo que “tenía salidas”, ese fue mi criterio a la hora de elegir mi profesión. Cuando basas en eso tu elección de carrera más tarde o más temprano te pasa factura en el sentido de que cada vez es más costoso, a nivel emocional, aguantar haciendo algo que no te gusta, por no hablar del estancamiento al que acabas sometido. En el fondo es una muerte lenta. Llevaba tiempo queriendo un cambio de vida. Pasé primero por un período de exploración y búsqueda en el que curiosamente uno de los primeros pasos en ese periodo de exploración me llevó a IMF a estudiar Seguridad y Riesgos Laborales. Una de las especialidades que cogí fue la de Ergonomía y en ella se hablaba, entre otras cosas de los riesgos psicosociales. Ahí empecé a darme cuenta de que la ayuda al desarrollo de las personas podía ser interesante. Después de eso no tardaría mucho en toparme con el coaching personal.

¿Qué sentiste cuando hiciste realidad ese cambio profesional tan profundo? ¿No tuviste miedo al fracaso?

Sobre todo sentí una gran liberación. El día que dejé la empresa fue uno de los más felices de mi vida. El miedo a que las cosas no salgan como esperas siempre existe, la cuestión es hacer de ese miedo tu aliado. El fracaso en realidad no existe, lo que existen son resultados distintos a los esperados y de esos resultados se sacan conclusiones que nos ayudan a seguir aprendiendo y progresando. No hay más. Cuando miras el “fracaso” desde esa perspectiva, te parece algo natural, es parte del proceso y el miedo se hace cada vez más pequeño.

En tiempos de crisis como el que estamos viviendo, ¿cuál es el mayor reto que debe asumir una empresa para salir adelante?

En lo que estamos realmente es en un cambio de era. De la era agrícola pasamos a la industrial y ahora estamos en la de la información y el conocimiento y las reglas del juego son diferentes. Tanto las empresas como las personas debemos convertirnos en “solucionadores de problemas” y poner nuestras capacidades al servicio de los demás. Son momentos de creatividad, de mirar las cosas de manera diferente y sobre todo de adaptación al cambio. Las necesidades en esta nueva era son diferentes. Toca observar para identificarlas y a partir de ahí crear tu propio trabajo. Por otra parte, nunca fue tan necesario como ahora el que las empresas tengan muy clara su visión para saber adónde van, su misión para saber para qué están aquí y sus valores para saber cómo tienen que hacer las cosas.

¿Cómo influye la educación en nuestras experiencias de éxito y fracaso?

Es fundamental. Si has sido educado en el miedo al error, en el perfeccionismo excesivo y en la seguridad, te será mucho más difícil arriesgar, probar y disfrutar. Así es como hemos sido educados la mayoría y por eso nos cuesta tanto dar el giro. Para mí es fundamental cambiar las pautas educativas. El conocimiento es importante y aún más importante es la mentalidad. Siempre pongo como ejemplo a Nadal. Independientemente de su técnica y de su dominio de la raqueta, lo que hace que Nadal esté entre los mejores del mundo es su mentalidad. Hay otros jugadores con muy buena técnica también y sin embargo, no tienen los mismos resultados. Sabe ganar y sabe sacar provecho cuando pierde porque forma parte de su aprendizaje y de su progresión. La suerte no existe.

¿En qué consiste exactamente un proceso de coaching?

Un proceso de coaching se estructura en varias sesiones (entre 5 y 8, por ejemplo, para los procesos que yo hago) a intervalos de unas 2 semanas más o menos (en función de cada caso). Durante dichas sesiones, el coach ayuda a la persona a liberar su potencial para incrementar al máximo su desempeño en cualquier aspecto de su vida, ya sea personal o profesional. Esto se consigue a través de la relación y comunicación entre el coach y el cliente. El cliente, ayudado por el coach, toma conciencia por sí mismo del punto en donde se encuentra a través de su propio autoconocimiento, fija el punto al que quiere llegar y mediante el apoyo del coach aprende a utilizar sus propios recursos y a vencer sus propios obstáculos alcanzando de esta forma la meta previamente fijada. Al cliente se le ayuda a aprender en lugar de enseñarle. De esta forma, no solamente toma conciencia de sus propias capacidades, sino que adquiere responsabilidad absoluta sobre sus acciones, lo que conlleva ineludiblemente una mejora de la autoestima y la confianza en uno mismo.

¿Qué hace un coach cuando se siente saturado o desorientado en su trabajo?

Acudir a otro coach, sin duda. Desde que decidí dedicarme al coaching he pasado por varios procesos, cada uno encaminado a “desatascar” un bloqueo concreto. Para muchas personas pedir ayuda es síntoma de debilidad. Para mí, pedir ayuda es simplemente ser inteligente y acelerar tu progresión.

Sin duda como coach encuentras cada día personas que se encuentran atascadas, que quieren cambiar de trabajo y, sin embargo, teniendo en cuenta la situación actual, no se atreven a dar el paso. ¿Qué les aconsejarías hacer?

En coaching se evita el consejo porque lo que es bueno para mí no tiene por qué serlo para otro. Siempre hay que dejar la puerta abierta a que la persona decida lo que considera mejor para ella y apoyarla en esa decisión. A las personas que no se atreven a dar el paso, simplemente les hago la siguiente pregunta: ¿Qué precio estás pagando por no dar el paso?

¿Cuáles son los errores más comunes que has observado en las personas en su diaria búsqueda de la felicidad?

Puede resultar extraña mi respuesta, pero yo diría que se nos ha olvidado ser felices. Estamos más preocupados por tener lo que no tenemos y por no perder lo que ya tenemos que por disfrutar el día a día con lo que tenemos en ese momento. Tenemos demasiado apego a las cosas y a las personas por la sencilla razón de que no hemos sido educados en la libertad, sino en el miedo. El pasado ya pasó, el futuro no existe y lo único que tenemos es el presente. Disfrutémoslo a tope todos los días. Para mí esa es la clave.

¿Qué es el wingwave coaching y cómo puede ayudarnos?

El wingwave coaching es una técnica muy novedosa inventada por dos psicólogos alemanes, Cora Besser-Siegmund y Harry Siegmund. Se utiliza para trabajar situaciones de estrés y bloqueo muy fuertes, así como fobias. Es una técnica muy potente que permite en muy pocas sesiones liberar a la persona de un estado emocional incontrolable en determinadas situaciones. Personalmente la utilizo cuando se me da un caso en el que la persona está tremendamente bloqueada y eso le produce emociones muy fuertes que impiden su avance en un proceso de coaching normal. Es una técnica sorprendentemente poderosa.

Finalmente, ¿qué proyectos de futuro tienes?

En estos momentos estoy trabajando en una nueva idea que verá la luz en otoño. Es algo bastante ambicioso y que me está ilusionando mucho. Solo puedo decir, de momento, que espero que sea algo que traiga el bienestar a muchas personas comprometidas con su desarrollo personal y que tengan ganas de divertirse.

Si queréis saber más acerca de esta valiente emprendedora, visitad su web.

Formación Relacionada

The following two tabs change content below.
Equipo de profesionales formado esencialmente por profesores y colaboradores con amplia experiencia en las distintas áreas de negocio del mundo empresarial y del mundo académico. IMF Business School pertenece a la AACSB, a la AMBA, a la AEEN y a ANCED, entre otras organizaciones. Sus programas cuentan con el aval de ANECA, Cambridge y Oxford y la alta valoración de sus más de 110.000 alumnos. Está incluida en el Ranking The Best Global MBA 2018 y reconocida como Emagister Cum Laude desde 2015. Cuenta con los sellos de calidad EFQM 5star, Excelencia Europea, Madrid Excelente, ISO 9001 e ISO 14001. Escuela de Negocios Nº1 del mundo en el EFQM Global Index.

6 Responses

  • Muy interesante. Admiro profundamente la valentía de romper con todo lo estable para ir a perseguir lo que quieres. Efectivamente, el fracaso es no intentarlo.

  • Estoy totalmente de acuerdo con ella, yo hice lo mismo hace ya casi un año, y es lo mejor que me ha pasado, montar mi propio negocio y proporcionar a mis clientes una alternativa del telemarketing y la televenta completamente diferente a lo que se esta ofreciendo en los grandes Call Centers. He construido mi empresa con una filosofía, hacer todo aquello que quise hacer en empresas en las que he trabajado y que no me dejaron por miedo al fracaso o por simple debilidad.
    Hay que arriesgarse, y luchar por lo que se desea sin descanso, con motivación, alegria y con mucha profesionalidad.
    Os animo a todos a emprender la actividad profesional que realmente, os llene y os haga ser felices.

    Un saludo.

  • Mercedes, enhorabuena!. Cada vez somos más!!. Carmen, la siguiente entrevista de emprendedores para Mercedes!.

  • Gran entrevista! Enhorabuena!
    “El fracaso en realidad no existe, lo que existen son resultados distintos a los esperados y de esos resultados se sacan conclusiones que nos ayudan a seguir aprendiendo y progresando”.

  • Admirable que alguien con un “buen trabajo” y la vida solucionada, al menos en teoria, tenga el valor y la entereza no sólo de dar un salto, sino sobre todo de ser honesta consigo misma y dedicarse a lo que realmente quiere hacer, y más aun en un campo como el coaching que tiene profundísimas implicaciones personales. Yo que, al menos por el momento, trabajo en el sector de la telecomunicaciones, y además me gusta (de todo tiene que haber) admito la valentia y la coherencia de Azucena.

    Creo que un excelente ejemplo no sólo de emprendedora en el campo profesional, sino de, una vez más, coherencia y honestidad en el proyecto personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Emprendedores. Entrevista a Azucena Fraile, coach personal