Amazon

Llámanos
+34 913 645 157

Widget Image
InicioIgualdadFormación en igualdad, desde la experiencia personal
igualdad-de-generos Formación en igualdad, desde la experiencia personal

Formación en igualdad, desde la experiencia personal

igualdad-de-generos Formación en igualdad, desde la experiencia personal

Durante años he impartido formación en empresas, administraciones públicas, asociaciones y otras entidades, sobre diferentes temas: trabajo en equipo, comunicación, liderazgo, etc., y siempre me he encontrado con personas receptivas y una buena predisposición hacia la formación, pero cuando se trata de formación en igualdad, la situación es muy diferente, existe cierta desconfianza, cierta prevención.

Es evidente que hay personas para quienes formarse en materia de igualdad tiene interés, pero ya digo que desde mi experiencia lo más común es ver que se acercan para “ver de qué va esto de la Igualdad“, para “conocer la Ley de Igualdad porque voy a hacer oposiciones“, o por razones similares.

¿Por qué hablar de igualdad de género produce rechazo o cuando menos cierto recelo?

En los cursos de formación es necesario dejar claro desde el principio que hablar de igualdad de oportunidades implica hablar de igualdad de derechos, que no pretendemos que mujeres y hombres sean iguales, que lo que buscamos es eliminar los roles y estereotipos de género que la sociedad patriarcal ha asignado a mujeres y hombres y que condiciona su desarrollo personal y profesional. Que la construcción social del género, es decir, la sociedad patriarcal en la que vivimos, es la que crea las desigualdades.

Una de las resistencias que con frecuencia encuentro tiene que ver con el lenguaje inclusivo:lo del lenguaje sexista es una tontería, cansa oír hablar de ciudadanas/ciudadanos, trabajadoras/trabajadores“. Tengo que decir que basta exponer el tema para que estas reticencias desaparezcan o al menos se suavicen. Cuando descubren que hablar con lenguaje inclusivo es mucho más que hablar en masculino y en femenino, que hay muchas alternativas para dejar de lado el uso del masculino como genérico, es el primer paso para cambiar de opinión y “abrir la mente” a otra manera de comunicarnos sin menospreciar a las mujeres.

Suelo hablar en los cursos en femenino, partiendo del hecho de que me dirijo a las “personas”. Ante la utilización del femenino como genérico, la primera reacción es de sorpresa y sí, un poco de rechazo, sobre todo cuando hay hombres. En un curso, uno de los asistentes me dijo que no se sentía representado cuando hablaba en femenino, que era como si no le hablará a él. La práctica me dice que a lo largo de las horas se van acostumbrando y se sorprenden que ellas/os también terminan hablando en femenino. Pero lo que resulta definitivo, para que acepten el lenguaje inclusivo, es al proponerles que utilicen la “regla de la inversión”, es decir, poner en masculino frases que se dicen habitualmente dirigidas a las mujeres. Nunca falla, se convencen en su mayoría de lo importante que es el lenguaje.

Otra resistencia tiene que ver con la idea de que hablar de discriminación de las mujeres es cosa del pasado: la igualdad es ya una realidad, no tiene mucho sentido seguir hablando del tema”. Al analizar la brecha salarial de género, la brecha digital de género, la discriminación por maternidad, etc., etc., van saliendo las experiencias personales y comienzan a ver con otra perspectiva las situaciones de desigualdad que viven/vivimos las mujeres en los diferentes aspectos de nuestra vida.

En la evaluación final me dicen muchas veces que no pensaban que un curso sobre igualdad era eso, que les había “abierto los ojos”, porque claro “otra cosa es el feminismo, eso sí que no lo veo claro” comentan. Soy feminista, les digo, y trabajo cada día para que mujeres y hombres tengamos los mismo derechos, las mismas oportunidades. Explico que el feminismo es un movimiento social que pide para la mujer el reconocimiento de unas capacidades y unos derechos que tradicionalmente han estado reservados para los hombres”. Comento para finalizar: ¿No es esto de lo que hemos estado hablando estos días?

Ángeles Briñón

The following two tabs change content below.
igualdad-de-generos Formación en igualdad, desde la experiencia personal
Equipo de profesionales formado esencialmente por profesores y colaboradores con amplia experiencia en las distintas áreas de negocio del mundo empresarial y del mundo académico. IMF Business School pertenece a la AACSB, a la AMBA, a la AEEN y a ANCED, entre otras organizaciones. Sus programas cuentan con el aval de ANECA, Cambridge y Oxford y la alta valoración de sus más de 110.000 alumnos. Está incluida en el Ranking The Best Global MBA 2018 y reconocida como Emagister Cum Laude desde 2015. Cuenta con los sellos de calidad EFQM 5star, Excelencia Europea, Madrid Excelente, ISO 9001 e ISO 14001. Escuela de Negocios Nº1 del mundo en el EFQM Global Index.
Sin comentarios

Deja un comentario

5 + 10 =

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

Formación en igualdad, desde la experiencia personal

Durante años he impartido formación en empresas, administraciones públicas, asociaciones y otras entidades, sobre diferentes temas: trabajo en equipo, comunicación, liderazgo, etc., y siempre me he encontrado con personas receptivas y una buena predisposición hacia la formación, pero cuando se trata de formación en igualdad,