Nuestro papel hoy en el medioambiente del futuro

reciclajePor el momento, Estados Unidos y Canadá son los mayores productores mundiales de papel, aunque finlandeses, japoneses y rusos producen cantidades significativas de madera y papel.
Actualmente, el futuro de nuestros bosques y del papel es poco prometedor, ya que si el ritmo y modo de consumo siguen como hasta ahora, las especies de árboles útiles para la fabricación de madera disminuirán en un 40% en los próximos años.
Se prevé que los recursos forestales tengan la siguiente evolución (en millones de hectáreas):

  • Europa: de 140 a 150.
  • America de: 1.020 a 604.
  • Total planeta de de 2.563 a 2.117.

La deforestación, según los expertos, continuará hasta el año 2020. Para entonces quedarán solamente 1.800 millones de hectáreas. La mayor parte de las pérdidas tendrán lugar en las partes más pobres de la Tierra y también las zonas tropicales se van a ver afectadas. La desaparición de los bosques tendrá como consecuencia el correspondiente incremento del efecto invernadero, los desiertos seguirán avanzando, se incrementará el hambre en el mundo y aumentarán los cánceres de distintos tipos.

Si queremos asumir el próximo siglo con optimismo y generar un futuro sostenible para las generaciones venideras, tendremos que reutilizar, recuperar y reciclar el papel usado para cubrir las necesidades y evitar la desaparición de nuestra fauna y bosques.

En la Unión Europea se generan anualmente entre 8 y 9 millones de toneladas de papel usado, lo que representa menos de 30% del papel que se consume en Europa. El 17% de los materiales sólidos urbanos recuperados en España corresponde a papel usado. En el año 1987 el 58% de la composición del papel producido en España contenía papel y cartón usado. Estas cifras se consiguen gracias a la existencia de una red completa y flexible de recogida, almacenamiento y reexpedición a las empresas papeleras y cartoneras de papel y cartón usado para reconvertirlo de nuevo en envases y papel listo para ser utilizado.

Desde 1987 hasta hoy las necesidades de papel usado han aumentado en nuestro país un 270% y se prevé que esta cifra siga creciendo.

Las ventajas de reciclar papel son obvias: se ahorra energía y se talan menos árboles. Para fabricar unas toneladas de papel a partir de celulosa virgen se necesitan 200,000 litros de agua y 2.400 kilos de madera. Para obtener la misma cantidad con papel usado recuperado se necesita 100 veces menos cantidad de agua (2.000 litros) y papel viejo.

Llevando las cifras anteriores al extremo, si reciclásemos la mitad del papel usado, se salvarían 8 millones de hectáreas de bosque al año y se evitaría el 73% de la contaminación.

The following two tabs change content below.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *