Inicio » Actualidad » Ley sobre el teletrabajo: todo lo que debes saber

Ley sobre el teletrabajo: todo lo que debes saber

Hace ya más de 4 años escribí en este mismo blog un post sobre el teletrabajo y su tendencia a implantarse en las organizaciones, en la actualidad y como consecuencia de la crisis del COVID-19 el teletrabajo o trabajo a distancia ya no es una tendencia y ha venido a quedarse, será una forma más de organización del trabajo en las empresa españolas. En este post, te anticipo puntos importantes sobre la ley de teletrabajo que se aplicará en nada y cómo implantar el teletrabajo en tu empresa.

Anteproyecto de ley sobre el teletrabajo

En breve el Gobierno aprobará en Consejo de Ministros una Ley sobre el teletrabajo, el Ministerio de Trabajo ha elaborado un anteproyecto de ley cuya regulación se centra en los siguientes puntos:

El anteproyecto, centra la regulación en los siguientes puntos:

Definición

Define el trabajo a distancia como aquel trabajo que se presta en el domicilio de la persona trabajadora o en el lugar libremente elegido por esta, durante toda su jornada o parte de ella, de modo no ocasional. Asimismo, define el teletrabajo como aquel trabajo que se lleva a cabo mediante el uso exclusivo o prevalente de medios y sistemas informáticos, telemáticos y de telecomunicación. También define qué se entiende por trabajo presencial y por trabajo a distancia ocasional.

Derecho a la igualdad de trato

Derecho a la igualdad de trato entre las personas que trabajan a distancia y las que lo hacen presencialmente, prohibiendo las diferencias injustificadas entre ambas modalidades, en concreto en aspectos como la retribución, la estabilidad en el empleo, o la promoción, entre otros.

También hace una referencia expresa a la prohibición de discriminación y a la necesidad de que se establezcan las debidas medidas de prevención frente al acoso, o la obligación de que se garantice que las personas que llevan a cabo trabajo a distancia puedan acceder y ejercitar los derechos de conciliación y corresponsabilidad con el mismo alcance que las personas que trabajan presencialmente.

Características generales del acuerdo de trabajo a distancia

Especifica la forma y el modo de realizarse el acuerdo, así como el contenido mínimo obligatorio, como el inventario de medios, el horario y disponibilidad, los mecanismos de compensación de gastos o el lugar habitual de prestación de servicios, o la duración o plazo del acuerdo, entre otros.

Protección de los derechos de los trabajadores

El anteproyecto da especial importancia y dedica un espacio relevante a la protección de los derechos de los trabajadores a distancia, estableciendo:

Derecho a la carrera profesional

Se establece el derecho a la formación y a la promoción profesional de las personas que desarrollan el trabajo a distancia en términos equivalentes, en lo posible, a quienes desarrollan la actividad de forma presencial.

Derechos de contenido económico

Se reconoce la compensación de gastos y la aportación de medios, equipos y herramientas necesarios para la actividad laboral, estableciendo el derecho de la persona trabajadora a ser compensada por cualquier gasto, directo o indirecto, vinculado al desarrollo de su trabajo a distancia.

Especifica la facultad de la negociación colectiva de establecer mecanismos para la determinación de estos gastos.

Derechos con repercusión en el tiempo de trabajo

Se regula el derecho a la flexibilidad horaria, salvo los tiempos de disponibilidad obligatoria o los límites fijados en el acuerdo, y el derecho al registro horario.

Derecho a la prevención de riesgos laborales

Se establece la prohibición del trabajo a distancia a las personas menores de edad, entendiendo que se trata de un trabajo de especial peligrosidad.

Dentro de la evaluación de riesgos y la planificación de la actividad preventiva se tienen particularmente en cuenta los riesgos psicosociales, descansos y desconexiones. Derechos relacionados con el uso de medios digitales

Derecho a la intimidad y a la protección de datos

Con una previsión de no exigibilidad respecto a la instalación de programas o aplicaciones en dispositivos propiedad de la persona trabajadora. Igualmente hace referencia al derecho a la desconexión digital, incluyendo la obligación empresarial de garantizar la desconexión.

Derechos colectivos y la obligación empresarial de suministrar los elementos precisos para ejercer la actividad representativa

Posibilidad de trabajo a distancia ocasional a instancia de la empresa

Por último, regula la nueva figura: Posibilidad de trabajo a distancia ocasional a instancia de la empresa, como consecuencia de fuerza mayor empresarial.  Fruto de la crisis sanitaria resulta evidente la necesidad de mecanismos alternativos a los expedientes de regulación temporal de empleo frente a situaciones de fuerza mayor, graves e imprevisibles, de carácter coyuntural.

Cómo implantar el teletrabajo en tu empresa

Los pasos claves para la implementación del teletrabajo en la empresa son:

Identificación de los puestos de trabajo

El equipo encargado de la implantación del teletrabajo en la empresa debe disponer de una descripción detallada de los puestos de trabajo de la organización y conocer las tareas necesarias a desarrollar para el cumplimento de los objetivos de cada puesto de trabajo.

Si se dispone de esa información será fácil detectar que puestos de trabajo podrían desarrollarse fuera de la empresa y por lo tanto ser susceptibles de implantación del teletrabajo.

Evaluación y desarrollo de las competencias requeridas

Los ocupantes de esos puestos de trabajo susceptibles de implantación del teletrabajo deben tener unas competencias y habilidades que requiere esta modalidad de trabajo, destacando 3 grandes grupos:

Competencias tecnológicas

Actitud favorable hacia la tecnología, y dominio de determinadas competencias técnicas necesarias para entender y aplicar correctamente las tecnologías de la información y la comunicación.

Competencias de autogestión del trabajo

El teletrabajador ha de ser capaz de controlar, organizar y planificar de manera autónoma la cantidad y calidad de su trabajo, así como el tiempo y ritmo de dedicación al mismo.

Habilidades de comunicación no presencial

Se exige al teletrabajador el dominio de una serie de habilidades de comunicación no presencial como la comunicación telefónica y comunicación escrita

Si se carece de estas competencias o habilidades deben adquirirse, por ello es importante la formación en el desarrollo de estas competencias de los trabajadores. Además, deberán tenerse en cuenta estas competencias en los procesos de selección y en el reclutamiento de los candidatos que vayan a ser teletrabajadores.

Determinación de los objetivos

Un aspecto clave es la definición y establecimiento de objetivos a los teletrabajadores, es necesario transmitir con claridad los objetivos individuales de cada teletrabajador y que exista un consenso en su consecución.

Los teletrabajadores deben tener claro sus metas a corto, medio y largo plazo y tener en cuenta el período de realización y calendario de entregas en su caso.

Planificación de los recursos necesarios

Teniendo en cuenta los objetivos es importante que se cuente con las herramientas tecnológicas necesarias para su consecución desde fuera de la oficina, que podrían abarcar, desde telefonía IP y comunicaciones unificadas, correo electrónico corporativo, sistema de videoconferencia, programas colaborativos online Dropbox, Google Drive, Skype etc.

 Además, se deberán tener en cuenta los aspectos logísticos, los equipamientos necesarios, la documentación necesaria y los aspectos legales de seguridad e higiene.

Evaluación del trabajo

Esta fase es clave, puesto que daría solución a los temores de los empresarios para no aplicar el teletrabajo en su empresa por falta de control directo sobre los trabajadores.

Evaluar el desempeño de estos trabajadores no es difícil, si se tiene en cuenta que se puede desarrollar una Evaluación participativa por objetivos (EPPO), esta evaluación requiere:

  • Formulación de unos objetivos consensuados en los que el evaluado, es decir el teletrabajador, debe aceptar los objetivos y comprometerse, un compromiso personal frente a la consecución de los objetivos conjuntamente establecidos.
  • La asignación suficiente de los recursos y los medios necesarios para conseguir los objetivos.
  • Una revisión periódica del avance hacia los objetivos. 

Seguimiento

Como cualquier estrategia deberá tener su seguimiento, deberá valorarse los resultados obtenidos y la comprobación de la correcta ejecución de las fases señaladas en el proyecto de implantación.

Enlace de interés

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Marta Martínez
Tutora y docente de postgrado de Recursos Humanos en IMF Business School. Licenciada en Ciencias Políticas y Sociología en la especialidad en sociolaborales. Actualmente dirige su propia consultoría de gestión y aprendizaje en Recursos Humanos y Laboral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Ley sobre el teletrabajo: todo lo que debes saber