Inicio » Capital Humano » Comunicación no verbal: tipos, ejemplos y cómo mejorarla

Comunicación no verbal: tipos, ejemplos y cómo mejorarla

La comunicación es una de las herramientas clave en las relaciones personales y de eso, Recursos Humanos sabe mucho. Aunque necesitamos estar presentes, la comunicación no verbal nos aporta muchísima información para acabar de entender el mensaje. Cualquier información que nos ayude a interactuar con mayor éxito, bienvenida sea.

¿Qué es la comunicación no verbal?

Esto es como conducir, sucede sin ser nosotros conscientes de que estamos conduciendo. La comunicación no verbal existe aunque no la percibamos como al lenguaje verbal. Las personas somos complejas en nuestras formas de relacionarnos, y la comunicación no se queda al margen. Nos comunicamos con palabras, pero hay todo un mundo tras ellas: suspiros, pausas, movimientos, etc., que también aportan al discurso.

La comunicación no verbal es aquella parte de la comunicación que no necesita de palabras, que se apoya en los silencios, en los gestos o en la postura, para completar el mensaje. Teniendo claras las claves de la comunicación no verbal podremos captar de forma exitosa el mensaje que nos interlocutor nos está ofreciendo.

Hablar sin decir nada

Se hace extraño pensar que podamos comunicarnos sin palabras, pero, aunque parezca mentira, podemos expresar mucho sin llegar a emitir una palabra. De hecho, la comunicación no verbal está muy relacionada con todo aquello que está detrás de lo que queremos transmitir y que se vincula más a las emociones.

En las organizaciones tenemos que relacionarnos con otras personas y pueden empezar los problemas, si nuestra comunicación no es fluida. Nuestros gestos, nuestros espacios al hablar, nuestras pausas o nuestra postura corporal, terminan de definir nuestro mensaje. Es más, en ocasiones lo que decimos y lo que mostramos con nuestro cuerpo o expresión corporal, puede ser contradictorio. Por eso es importante, que sepamos leer el lenguaje no verbal para poder interpretar muchísimo mejor el mensaje.

Nuestro cuerpo no miente

Nuestra forma de ser participa en nuestra comunicación no verbal, porque hay parte de ella que es innata y parte que vamos adquiriendo. De ahí que entendamos que por ejemplo dentro de las organizaciones, es importante cómo nos comunicamos, integrando la comunicación no verbal y cómo nos expresamos. Si estamos nerviosos, si tenemos miedo o si estamos entusiasmados, es algo que se reflejará a través de nuestra comunicación no verbal.

Existen estudios que nos muestran el peso que tiene la comunicación no verbal. Más del 65% de una conversación cara a cara es aportada por la comunicación no verbal, siendo tan solo siendo responsable del lenguaje verbal el 35%. Nuestros gestos, por tanto, pueden enfatizar acentuar o confundir al que nos está escuchando. Eso significa, que nuestro interlocutor puede estar escuchando, pero es más probable que se quede con la comunicación verbal que con nuestras palabras. Se dice que el cuerpo no miente.

Tipos de comunicación no verbal

Teniendo en cuenta que la comunicación no verbal es muy expresiva, sería interesante conocer las diferentes tipologías.

Paralingüista

La comunicación no verbal paralingüista tiene que ver con lo que no se dice y con el cómo se dice. Se refiere a nuestro tono de voz, nuestros matices, el volumen, Buena salida coma la suavidad, etc. De esta forma, damos mucha información de nuestras emociones.

Proxémica

Este tipo de comunicación no verbal habla del espacio físico, la distancia que mantenemos con nuestro interlocutor. Es importante tener en cuenta este tipo de comunicación, porque podemos estar lanzando mensajes confusos o incomodando a la otra persona.

Kinésica

La comunicación kinésica se refiere a los gestos que hacemos al hablar, a cómo nos movemos. Muchas veces no nos damos cuenta de nuestros gestos, de los movimientos de nuestros brazos, de cómo nos movemos, de si nuestros ojos miran a la persona o miramos al suelo.

¿Cómo mejorar la comunicación no verbal?

Es importante saber las claves para poder mejorar nuestra comunicación no verbal y poder así enfatizar el mensaje que queremos trasladar. Aquí tienes unas cuantas claves y consejos para que tu comunicación no verbal sea de lo más efectiva.

Sonrisa

Cuando alguien se te acerca con una sonrisa, ya nos predisponemos a escucharle, y nos mostramos relajados. El inicio de una conversación con una sonrisa facilita la comunicación, se destensa la situación y suele contagiarse. Utilízala en tu comunicación no verbal para dar fuerza a lo que quieras decir.

Exprésate, pero sin sobreactuar

Si tu cuerpo habla más que tus palabras, es posible que caigas en el error de la sobreactuación. De esta manera, la otra persona va a fijarse más en tus gestos que tu discurso. Teniendo esto en cuenta, puedes utilizar tu cuerpo para dar cuerpo a lo quieras contar, para dar fuerza con las manos o incluso con el movimiento de tu cuerpo, sin que gane protagonismo por encima de tus palabras. Los brazos nunca deben sobrepasar tu barbilla.

El evitar expresarte corporalmente, tampoco es positivo, correrás el riesgo de parecer un robot. Asiente y ladea la cabeza, eso también ayuda para reforzar lo que estés explicando.

No tics

Intenta evitar jugar con objetos, por ejemplo, el bolígrafo, el anillo, las gafas o el pelo. Este tipo de gestos hacen que tu interlocutor se distraiga.

Distancia de seguridad

En la comunicación no verbal ya has visto la importancia de mantener una distancia de seguridad con tu interlocutor. Debes aprender a leer los movimientos de la otra persona, es decir que, si se mueve y por ejemplo retrocede, debes respetarlo y no acercarse más.

Postura corporal sentado

Si la conversación qué mantienes con otra persona es por ejemplo, en una mesa sentados, debes prestar atención a tu postura sentado. Fíjate en cómo estás sentado en la silla que no parezca que estás hundiéndote en ella, oh qué estás excesivamente rígido. Ten cuidado con las manos, es aconsejable que las tengas encima de la mesa para poder moverlas ligeramente, o hacer algún tipo de anotación. Pero se suele relacionar la falta de visión de las manos con cierta desconfianza o inseguridad.

Ahora ya sabes lo importante de fijarnos en nuestra comunicación no verbal. Si tienes en cuenta estos consejos, mejorarás la interlocución con las otras personas de la organización.

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Maribel García
Especialista en Employer Branding y asesora de Gestión del Talento en las empresas. Apasionada de la comunicación, las personas y cómo potenciar sus habilidades. Su objetivo es conectar a las personas en su entorno de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Comunicación no verbal: tipos, ejemplos y cómo mejorarla