Inicio » Informatica » Empresas » Amazon vs Shopify: ¿Qué le conviene más a mi tienda?

Amazon vs Shopify: ¿Qué le conviene más a mi tienda?

Hace unos días nos adentramos en los planes que ya está ejecutando Shopify, la empresa originaria de Canadá, de convertirse en la gran competencia de Amazon al desarrollar su propia red de distribución. Hasta la fecha, ambas compañías eran compatibles; de hecho, lo siguen siendo, pero muy pronto van a entrar también en conflicto directo Amazon vs Shopify por este crecimiento y expansión del modelo de negocio de la compañía sobre la que se han levantado negocios digitales tan potentes como la marca española de gafas de sol Hawckers.

Es tal la repercusión que están teniendo los movimientos de Shopify, que mucha gente se ha empezado a preguntar qué le conviene más a su negocio, si trabajar con ella o con Amazon. El éxito de negocios españoles está más que demostrado con ambas, como demuestra el ejemplo citado, y a nivel internacional está también más que refrendado -600 000 empresas trabajan con Shopify y de Amazon ya no hace falta aportar ningún dato porque todo el mundo sabe de su magnitud, como demuestran sus más de 150 millones de visitantes mensuales solo en Estados Unidos-. Shopify es, probablemente, la plataforma de comercio electrónico integral más competitiva del mercado, por lo que es una opción más que interesante a tener en cuenta si tienes entre manos una tienda o un proyecto de comercio digital.

No es que sea más conveniente recurrir a uno u otro de forma general, sino que depende mucho de las circunstancias de cada caso. Por eso, lo mejor es conocer las virtudes y defectos de ambos y así poder disponer de la información necesaria para comparar y elegir cuál es el que mejor se adapta a las necesidades concretas de tu negocio.

Amazon vs Shopify, pros y contras

De Shopify ya lo dijimos casi todo en el texto que le dedicamos hace unos días, Grosso modo, podemos hablar de una plataforma que facilita herramientas de primer nivel para que un emprendedor sin los recursos ni conocimientos necesarios sea capaz de montar una tienda on ine en tiempo récord y con unos resultados sobresalientes. Además, no aparece su marca por ningún lado, de manera que respeta al máximo la imagen de marca de su cliente, permaneciendo en este sentido siempre en un segundo plano.

En la otra palma de la mano, como no podía ser de otro modo, existe un coste mensual por contratar sus servicios que el cliente debe tener en cuenta a la hora de elaborar su plan de negocio, y aunque ofrece una atención al usuario excelente, su labor queda ahí. Esto es, no se involucra en la parte de dar a conocer las marcas que trabajan con ella, algo que parece justo, sensato y coherente teniendo en cuenta, como ya hemos citado, que no aprovecha sus acuerdos para explotar su marca.

Esto no ocurre con Amazon, ya que en este caso la marca pasa a vender en un portal multimarca, donde buena parte del impacto de marca se la lleve directamente esta, absorbiendo muchísimo protagonismo. Es decir, cuando alguien compra un producto en la compañía dirigida por Jeff Bezos, suele hacer mención a Amazon y no a la marca que ha fabricado dicho producto, que además tiene la competencia directa dentro del portal de otras muy similares. A cambio, ofrece una enorme exposición de dichos productos y un impacto directo a una audiencia brutal, impensable para la gran mayoría de marcas que venden a través del gigante norteamericano si lo hicieran de forma independiente.

Por lo tanto, estamos hablando de dos conceptos diferentes ya de entrada, Amazon vs Shopify, lo que facilita al cliente potencial poder analizar ambas al detalle a través de distintos factores que debe priorizar para encajar su negocio. El presupuesto es uno de ellos, pero también su idea de negocio, ya que no es lo mismo darle la máxima prioridad a crear una marca potente que renunciar a ello a cambio de intentar posicionar cuanto antes los productos que fabrique.

Desde luego, si tienes un plan de negocio con cierto margen temporal y con una visión a medio plazo, parece más interesante recurrir a los servicios de Shopify, que pone a tu disposición herramientas fantásticas para construir de forma rápida y sencilla tu tienda online. Su concepto de democratizar este tipo de herramientas es un fantástico empujón para negocios pequeños o de mediano tamaño, si bien hay auténticos mastodontes como la empresa de cosméticos Kylie Cosmetics, de la influencer Kylie Jenner, que ha sustentado su enorme éxito en los servicios de Shopify.

En cambio, si lo que buscas es un impacto inmediato y menos riesgo inicial, Amazon es un vehículo fantástico para exponer tus productos a millones de personas. Además, te solventa de un plumazo la fase más delicada para cualquier empresa que venda por internet: la distribución a domicilio, puesto que puedes usar sus infraestructuras para ello (Fulfillment by Amazon (FBA), servicio que es precisamente el que ha empezado a ofrecer Shopify, cuyo objetivo en los próximos años es crear una red de distribución mundial similar a la de Amazon.

Claves para la decisión

Una vez tienes claros ambos conceptos, entran en juego otros factores secundarios que pueden hacerte decantarte por uno o por otro si no has decidido después del primer filtro. Uno de ellos, por ejemplo, son los métodos de pago, en los que se impone Shopify, al menos en cuanto a variedad de opciones, ya que acepta formas de pago como PayPal -¡más de 100 pasarelas de pago en total!, al que no se puede recurrir en Amazon.

Y otro detalle importante a tener en cuenta es el servicio de atención al cliente, en el que ambas empresas desarrollan una muy buena labor, sabedores de lo importante que es en el desarrollo óptimo de sus respectivos negocios. De todos modos, si hay que decantarse por uno de los dos, de nuevo Shopify se impondría por la mínima gracias a la agilidad de su sistema, muy bien secundado por artículos de ayuda y guías, y bastante más flexible que el de Amazon.

Leyendo esta última parte del texto pareciera que Shopify es la decisión más acertada, pero lo cierto, a modo de conclusión, es que la diferencia la marca ese primer escalón de decisión, momento en el que ya se puede decidir entre una y otra en función de la idea de negocio que se quiera desarrollar. Los demás factores son secundarios, por lo que no deben entrar en juego a la hora de hacer la balanza hasta que no se tenga claro que el primer filtro no es suficiente para tomar una decisión al respecto.

Enlaces de interés

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Amazon vs Shopify: ¿Qué le conviene más a mi tienda?

Enfrentamos Amazon vs Shopify para averiguar cuál es más recomendable para un negocio a la hora de empezar a vender online. Salimos de dudas.