Inicio » Industria Alimentaria » Fraude alimentario: ¿qué es y cómo debemos prevenirlo?

Fraude alimentario: ¿qué es y cómo debemos prevenirlo?

Actualmente, todos los profesionales involucrados en el sector alimentario, desde operadores (tales como productores, fabricantes, distribuidores, etc.), entidades involucradas en el control oficial, así como los diferentes esquemas de certificación de seguridad alimentaria muestran su compromiso permanente para frenar el Fraude Alimentario.

Se debe recordar, que el Fraude Alimentario engloba un gran espectro de situaciones que suponen una infracción, las cuales pueden suceder en cualquier etapa del proceso de fabricación y/o producción de un alimento.

Todo fraude constituye un engaño para el consumidor y, además, refleja la vulnerabilidad de los mecanismos de control que se han establecido para evitarlo.

¿Qué entendemos por Fraude Alimentario?

A la hora de establecer lo que se considera Fraude Alimentario debemos recurrir a varias fuentes:

Código Alimentario Español (CAE)

Alimento adulterado

“Todo alimento al que se haya adicionado o sustraído cualquier sustancia para variar su composición, peso o volumen, con fines fraudulentos o para encubrir o corregir cualquier defecto debido a ser de inferior calidad o a tener ésta alterada”.

Alimento falsificado

“Todo alimento en el que se haga concurrir alguna de las siguientes circunstancias:

  1. Que haya sido preparado o rotulado para simular otro conocido.
  2. Que su composición real no corresponda a la declarada y comercialmente anunciada.
  3. Cualquier otra capaz de inducir a error al consumidor”.

Real Decreto 1945/1983

En dicha reglamentación que regula las infracciones y sanciones en materia de defensa del consumidor y de la producción agro-alimentaria, se establecen las prácticas prohibidas relacionadas con el fraude que son motivo de infracciones. De dichas prácticas podemos extraer información sobre qué se considera fraude:

  1. Adición o sustracción de cualquier sustancia o elemento para variar su composición, estructura, peso o volumen con fines fraudulentos, para corregir defectos mediante procesos o procedimientos que no estén expresa y reglamentariamente autorizados o para encubrir la inferior calidad o alteración de los productos utilizados”.
  2. Alimentos cuya composición o calidad no se ajuste a las disposiciones vigentes o difiera de la declarada”.
  3. Origen, calidad, composición, cantidad, peso o medida de cualquier clase de bienes o servicios destinados al público, o su presentación mediante determinados envases, etiquetas, rótulos, cierres, precintos o cualquier otra información o publicidad que induzca a engaño o confusión o enmascare la verdadera naturaleza del producto o servicio”.

Comisión Europea

En el Informe anual del 2018 de la Comisión Europea sobre fraude alimentarioThe EU Food Fraud Network and the System for Administrative Assistance – Food Fraud” se indica qué considera la UE como fraude alimentario:

El fraude alimentario se trata de acciones intencionadas tomadas por empresas o individuos con el propósito de engañar a compradores y obtener una ventaja indebida de los mismos, en violación de la legislación de la UE sobre la cadena agroalimentaria.

Estas infracciones pueden constituir un riesgo para la salud humana, animal o vegetal, o el bienestar de los animales o para el medio ambiente en lo que respecta a los OMG y productos fitosanitarios.

En dicho informe se establecen cuatro criterios para considerar que un hecho concreto sea sospechoso de fraude o sea considerado como una infracción:

  1. Violar las leyes de la seguridad alimentaria de la Unión Europea.
  2. Intencionalidad demostrada
  3. Ganancia económica.
  4. Engañar al cliente: con colores alterados, etiquetadas alteradas e incluso ocultando propiedades reales como la presencia de alérgenos.

En dicho informe se indican los distintos tipos de fraude alimentario registrados en dicho año con sus porcentajes correspondientes.

Estos datos reflejan que el etiquetado incorrecto o poco claro es el que presenta un mayor porcentaje (41,89 %), siendo la sustitución, dilución, adición o eliminación de componentes (19,25 %) otra de las causas del fraude.

Dicho informe recoge los sectores donde más se han producido fraudes en 2018; es el sector de la pesca y productos pesqueros, seguido muy de cerca del sector cárnico.

Reglamentación respecto al fraude alimentario

El fraude alimentario no es un riesgo nuevo al que el sector se enfrenta en este momento; siempre se han dado casos. Algunos de ellos con implicaciones graves de seguridad alimentaria como el llamado “Síndrome del aceite tóxico”.

Hay que destacar que existe un punto de inflexión en el control oficial del fraude alimentario en la Unión Europea, y éste es la “Crisis de la carne de caballo” desencadenada en el 2013. A raíz de ella, se empezaron a desarrollar varias medidas en la Unión Europea para su control encaminadas a intercambio de información, programas de control oficial y las correspondientes infracciones.

Sistema ACA

En el año 2015 se crea en la UE el “Sistema de Asistencia y Cooperación Administrativas”, o “Sistema ACA” con el fin de facilitar el intercambio de información rápido entre los diferentes Estados Miembros.  Información sobre incumplimientos y sospechas de fraude alimentario y, la colaboración entre ellos cuando estén implicados [Decisión de Ejecución (UE).2015/1918 de la Comisión].

Controles oficiales

Posteriormente, en el año 2017 se publica el Reglamento (UE) 2017/625 relativo al control y otras actividades oficiales, que entre otros objetivos tiene el de luchar contra el fraude alimentario a través de controles oficiales más eficaces y armonizados. Aunque entró en vigor en el 2017, la mayor parte de sus disposiciones será aplicables a partir de diciembre de este 2019.

Centro de Conocimientos para potenciar la calidad de los alimentos y la lucha contra el fraude alimentario

Otra estrategia para combatir el fraude alimentario es el Centro de Conocimiento para potenciar la calidad de los alimentos y la lucha contra el fraude alimentario (2018). Tiene el fin de atender todas las cuestiones que surgen alrededor de la calidad de los alimentos y las prácticas alimentarias fraudulentas. Para ello, se contará con una coordinación con respecto a las actividades de vigilancia del mercado, un sistema de información y alerta precoz sobre el fraude alimentario y la cooperación entre los Estados Miembros y la Comisión.

Proposición no de Ley del Congreso de los Diputados

También la Proposición no de Ley en el Congreso de los Diputados propone medidas para luchar contra el fraude. Entre ellas cabe destacar:

  1. Aumentar los controles sobre el fraude alimentario desde las Comunidades Autónomas (CCAA).
  2. Trazabilidad y tecnología (certificados digitales) para facilitar el control y las medidas preventivas ante el fraude.
  3. Apostar por la Calidad Diferenciada (D.O.P., I.G.P. o E.T.G.)
  4. Dar más medios a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado que llevan el fraude alimentario.
  5. Actualización del Plan Nacional de Control Oficial de la Cadena Alimentaria (PNCOCA 2016-220) que aplican las CCAA.

Guías para prevenir el fraude. Esquemas de certificación

Para evaluar el riesgo de fraude de un producto alimentario se han desarrollado diferentes guías que proponen métodos que pasan por analizar la vulnerabilidad de un producto ante el fraude y la gravedad del mismo.

Vulnerabilidad de un producto ante el fraude alimentario

La vulnerabilidad de un producto es la probabilidad que tiene de ser objeto de fraude. Para ello se debe realizar un estudio previo y la identificación de dónde se puede producir dicho fraude.

Materias primas

El control de calidad de la materia prima depende de su adulteración o pureza y de las condiciones de recepción de la misma, lo que condiciona evidentemente la calidad del producto final. Falsificaciones, sustitución por otras más económicas, dilución o adición de compuestos que enmascaran su deficiente calidad son los diferentes tipos de fraudes que se pueden encontrar.

Es importante estudiar su historial de fraude que podrá obtenerse de fuentes bibliográficas, controles oficiales existentes o en el propio Sistema de Alerta Rápida RASFF. El lugar de origen de dicha materia prima es importante. Sobre todo si procede de países en los que no están muy desarrollados los controles. Las características intrínsecas de ella o la cadena de suministro a través de varios intermediarios son otros puntos vulnerables para el fraude.

Composición del alimento

Puede ser bastante frecuente encontrar suplantación en los ingredientes o el origen de la materia prima.

Procesado

Es otro punto de vulnerabilidad con respecto al fraude, siendo muy importante la trazabilidad de los productos con el fin de su identificación rápida en cualquier etapa del proceso de producción.

Cantidad neta

Otro tipo de fraude está relacionado con la cantidad de producto que contiene el envase cuya declaración es obligatoria en el etiquetado.

Calidad del producto

Es uno de los fraudes que más enfadan al consumidor; paga un precio más elevado por una determinada calidad que luego no recibe. Hay que destacar la calidad nutricional, sobre todo en lo que hacer referencia a la indicación de propiedades nutricionales o de salud.

Estado de conservación

Ese tipo de fraude puede llegar a comprometer la seguridad alimentaria al poner a disposición de los consumidores productos potencialmente no inocuos.

Información que se proporciona al consumidor

En este sentido el Reglamento (CE) 1169/2011, busca proteger la salud y los intereses de los consumidores. El tipo de fraude más fecuente es el que afecta a las declaraciones del etiquetado de los productos, constituyendo el 36% de los casos. Cualquier elemento del etiquetado puede ser objeto de fraude, desde la denominación del alimento, la lista de ingredientes, la cantidad neta, su origen o la información nutricional, incluyendo como se ha indicado anteriormente las declaraciones nutricionales o saludables..

Todos los aspectos de vulnerabilidad del fraude deben revisarse y actualizarse ya que desgraciadamente se encuentran en constante cambio.

Gravedad del fraude alimentario

La gravedad de todas estas prácticas fraudulentas puede traer un perjuicio económico, daños en la salud de los consumidores, el impacto en la opinión pública con la correspondiente desconfianza en el sector.

Planes de Mitigación del riesgo de fraude alimentario

Los diferentes esquemas de certificación de Seguridad Alimentaria (IFS, BRC, FSSC 22000, ..) establecen requisitos a cumplir sobre el fraude alimentario dentro sus exigencias para acceder a la certificación. Estos han desarrollado guías donde, entre otros aspectos, proponen planes de mitigación del riesgo de fraude o esquemas a seguir por parte de las empresas para reducir su incidencia y aumentar la seguridad y dar confianza al consumidor. Estos planes incluyen medidas preventivas que se implementan una vez se conoce la vulnerabilidad y el riesgo del sistema.

Enlaces de interés:

Las peores crisis de seguridad alimentaria

Todo lo que debes saber de la alerta sanitaria por listeriosis

The EU Food Fraud Network and the System for Administrative Assistance – Food Fraud

REGLAMENTO (UE) 2017/625 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO

GUIA PARA LA PREVENCIÓN DEL FRAUDE EN LA INDUSTRIA AGROALIMENTARIA

Estándares IFS, Fraude de producto. Directrices para la implementación

Formación Relacionada

The following two tabs change content below.
Equipo de profesionales formado esencialmente por profesores y colaboradores con amplia experiencia en las distintas áreas de negocio del mundo empresarial y del mundo académico. IMF Business School pertenece a la AACSB, a la AMBA, a la AEEN y a ANCED, entre otras organizaciones. Sus programas cuentan con el aval de ANECA, Cambridge y Oxford y la alta valoración de sus más de 110.000 alumnos. Está incluida en el Ranking The Best Global MBA 2018 y reconocida como Emagister Cum Laude desde 2015. Cuenta con los sellos de calidad EFQM 5star, Excelencia Europea, Madrid Excelente, ISO 9001 e ISO 14001. Escuela de Negocios Nº1 del mundo en el EFQM Global Index.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Fraude alimentario: ¿qué es y cómo debemos prevenirlo?

El Fraude Alimentario engloba un gran espectro de situaciones que suponen una infracción, que pueden suceder en cualquier etapa del proceso de fabricación.