Amazon
InicioEcommerceeCommerce: cómo crear tu tienda online
como crear una tienda online ecommerce

eCommerce: cómo crear tu tienda online

Esta es la segunda entrega del review sobre ecommerce que lancé como guía para explicar los pasos para montar un negocio online. Y es que desde que me planteé la idea de tener mi propia tienda online, tenía claro que montarla sería un trabajo muy complicado, sobre todo si no tienes la información necesaria o alguien a quien recurrir.

Y esto es fundamental, porque son tantas y tantas las preguntas y cuestiones que se abordan, que se necesita una buena guía, además de mucho papel y lápiz.

En estos tiempos, donde tenemos tanta información y la facilidad para acceder a ella, se da la paradoja de que esa misma información está distribuida por diferentes fuentes y se hace complicado saber cuál es la mas acertada o la mejor. Sin olvidar, que según vaya a ser tu concepto de tienda, puede variar tu decisión final de plataforma.

Pero, además, influye que algunos de los que informan son incluso parte, por lo que me queda la duda de su imparcialidad, de forma que se complican las decisiones.

Guía para elaborar una tienda online

Por eso mismo, quise realizar una guía para mí, pero que también pudiera servir a los demás, y que contara, al menos, algo nuevo que no se haya oído ya.

Después de unos meses de aquel post y dada la aceptación que tuvo, prometí hacer una review para compartir algunos consejos o experiencias que he ido encontrando desde entonces y que para mi han sido clave. No pretendo hacerme el mayor entendido en la materia, pero incluso a mi me viene bien poner todas estas reflexiones sobre el papel.

En las conclusiones del post, indicaba que la fórmula finalmente elegida, sería WooCommerce y por ahora continúa siendo un acierto. En ese momento, ya conocía la plataforma de WordPress, y aunque no tenía acceso a lo que sería la plataforma de tienda, estaba convencido de sus ventajas y de la similitud de muchas de las funciones. Ahora que ya la tengo en pre-producción y a pocos días de salir (eso espero), me reafirmo en ello.

Pero he descubierto algunas cosas más, que conviene poner de manifiesto para que aquellos que, igual que yo, quieran dar el paso.

Lo primero antes de montar un ecommerce

Quiero incluir esta infografía a modo de resumen, para que se vean claramente las partes que es necesario abordar y tener muy presentes.

Ya has podido ver que lo primero de todo, es decidir cuál va a ser el negocio. Me centraré en productos físicos, (no servicios, ni infoproductos) ya sean productos propios, artesanía o manualidades. También puede darse el caso de tener ya una presencia física y querer dar el paso al online.

En ningún caso descarto la venta de servicios, porque también tienen cabida en un ecommerce ya que también cumple el concepto de este. “Lugar donde se realiza una transacción económica de productos o servicios, ya sean B2C, B2B, etc.”

Por otro lado, puede que quieras hacer dropshipping. Donde solo dispones del escaparate de productos de terceros y son ellos los que se encargan de toda la logística. O quizás estés pensando en hacer una mezcla de productos propios y de terceros que complementan tu marca. Todas estas preguntas, ya te anuncio que son la clave para decidirse por una plataforma u otra.

Plataformas de dropshipping

Las plataformas de dropshipping no son todas iguales. Ya mencioné algo de esto, pero principalmente destacan las asiáticas, que ya sabemos cómo funcionan. Personalmente como usuario, las descartaría del proyecto. Les veo muchos inconvenientes, como para jugar con el tiempo y el dinero, tan preciados al comienzo.

Este método tiene mas aceptación y facilidades en un mercado americano por ejemplo, por las ventajas fiscales y de constitución de negocio. Donde cualquier persona puede montar un negocio a golpe de click y funcionar rápidamente.

Aquí y sobre todo en Europa, todo está más controlado, regulado y legislado, lo que puede, a priori, suponer ciertos inconvenientes, pero no olvidemos que la regulación defiende tanto a consumidores, como a empresarios. Aun así, si el proyecto tiene poca dimensión y quiere centrarse en la venta local, es una opción muy buena.

Alguna de estas plataformas, y volveré a mencionar Oberlo y Spocket, trabajan únicamente con Shopify y no con WooCommerce. Recordaré que me sorprendieron durante los días de prueba, donde el catálogo de productos es muy extenso y variado. Y es que dentro incluso llegué a encontrar proveedores nacionales que proporcionan productos de calidad y en tiempo razonable de entrega. Y es por eso que considero que esta es la clave cuando piensas en el cliente y en tu propio beneficio.

Si el modelo de tienda es dropshipping puro, tengo que recomendar Shopify. La toma de contacto con la plataforma me dejo gratamente sorprendido. Claro que como mencionaba en el anterior post, tenía otras consideraciones a valorar.

Pero el dropshipping es más complejo del que anunciaba al principio, y tendríamos que dedicarle un post a él solo. Pero, en caso de que estés interesado, podría avanzar que existen los de membresía en los que se paga una cuota por acceder al catálogo y a unos servicios complementarios. Pero por ahora vamos a dejarlo para otro post.

Y ahora por fin, voy a centrarme en tres cuestiones que me han generado algo más de trabajo en los días posteriores al post.

El dominio 

El traspaso del dominio, ha supuesto uno de los asuntos que he tenido que resolver antes de empezar con la plataforma de ecommerce. En mi caso particular, las gestiones previas han estado justificadas, porque compré el dominio hace años a una empresa únicamente de dominios, pues desconocía qué plataforma elegiría para el proyecto.

En este caso, he tenido que realizar el traspaso con un cargo añadido de 12,99€. Técnicamente no ha supuesto mayor inconveniente, pues en todo momento te informan de los pasos y, tras algo más de una semana, lo tienes operativo.

Hosting

Como mencioné, di el paso con webempresa e incluso pude disfrutar del descuento que indicaba en el post anterior. Todo ha ido como la seda, y a través de su soporte te facilitan el traspaso del dominio como he mencionado, el hosting y la instalación de WordPress.

Eso si, de la configuración te debes encargar tú. La elección de plantilla, widgets, pluggins, etc., pero no es complicado. ¿Lo bueno de webempresa? que se puede realizar un plan anual y te olvidas de muchas cosas. Si comienzas en este mundillo, recomiendo un plan básico, el M, sin más.

WordPress

Como decía, WordPress tiene toda clase de plantillas para montar la tienda. Los plugins van de maravilla y, eso sí, no te cargues de pluggins innecesarios que puedan reducir el espacio. Desde el principio es complicado conocer todos los que podemos necesitar, y deberíamos informarnos de cuáles son los mas adecuados.

Piensa que la lista de extensiones es inmensa y necesitaremos desde pluggins de redes sociales, medios de pago, slider para imágenes, backups y un largo etcétera. Y sin olvidar el tan fundamental pluggin de SEO para posicionar tu página de forma natural. ¿o creías que era montar la pagina y tirar millas? Pues no, hace falta dedicarle bastante trabajo a cada uno de los productos, las imágenes, las palabras, los enlaces y muchas otras cosas más. Así es que, podría dejar el asunto de los pluggins para un proximo post.

Woocommerce

Siguiendo con Woocommerce. Este CMS ofrece una experiencia muy buena de configuración para el administrador y además es la única con idioma en Español, algo de lo que adolecen el resto. Su funcionamiento lo basa en la instalación y uso de plantillas y pluggins, algunos gratuitos para empezar a rodar y otros muchos de pago.

Woocommerce es una de las plataformas mas usadas a nivel mundial, pero también de las más vulnerables en seguridad. Que esto no te alarme ni suponga un inconveniente, todo lo contrario.

Sufre actualizaciones continuas, porque, al igual que Windows, se identifican fallos y mejoras de seguridad por parte de ambos sistemas, ya que están muy relacionados en su funcionamiento. Sin embargo en Shopify o Prestashop ocurre lo contrario, también es vulnerable y sufre ataques, pero son difícilmente actualizables.

Cuenta de correo

Será necesario abrir una cuenta de correo, para la gestión de los pedidos y las notificaciones de la tienda, pero también y muy importante, la comunicación y relación de la marca con clientes y proveedores. Gestores hay muchos, pero mi recomendación es usar un gestor como Thunderbolt que ofrece webempresa.

Sea cual sea el plan elegido, te facilitan cuentas de correo ilimitadas. Va de maravilla y te aporta relevancia respecto a otros gestores de correo. Por poner algún ejemplo de esto: tienda@bolsosrull.com, info@bolsosrull.com, clientes@bolsosrull.com podrían ser algunas de las cuentas de un comercio.

Certificado SSL

Estarás familiarizado con este término o al menos te sonará, ya que se indica en muchas páginas como sinónimo de seguridad para las transacciones electrónicas. Lo que realiza es una encriptación de los datos que se manejan en el sitio. Esto es visto por los usuarios en la barra del navegador, e incluso en mensajes emergentes en pantalla que advierten de la seguridad de la página en caso de que no lo sea.

Es necesario implantar este certificado e igual ya has pensado: ¡más desembolsos, no!

No tiene porque ser así, obtener un certificado es muy fácil. Aquí depende del nivel o entidad de la empresa, es decir, la seguridad que queramos tener. Si fueses un Zara o El Corte Inglés por poner dos ejemplos, pagarías por tener el mejor certificado.

Para los casos más modestos, existen certificados gratis o por 5€ y así progresivamente. En mi caso para WP, webempresa ofrece certificados gratuitos, solo tienes que instalar y seguir los pasos. Como no tiene mucho misterio, no me extenderé mas. Lo que se debe tener claro es que es parte de la seguridad que te exigirán las entidades bancarias y tus propios clientes.

TPV virtuales

Este ha sido uno de las grandes descubrimientos o, al menos ha implicado una redirección de la estrategia del proyecto. En mi caso, ya reflejaba los costes de implantación y mantenimiento en el BP, que, sin duda, y dicho sea de paso, se pone de manifiesto la importancia de tener tu propio estudio del negocio. Quiero decir un plan de empresa o un BP en el que se incluyan todas las variables que debes afrontar en el negocio.

En mi caso conocía el coste, pero lo que he podido descubrir es la política que tienen las entidades sobre este producto. Lo tienen, sí, pero no para negocios que realicen dropshipping. La explicación es sencilla. Es una actividad de riesgo, ya que (tú) no controlas los procesos de terceros como devoluciones, retrasos o pérdidas. Y el banco no quiere correr riesgos. Y es cierto, porque piensa que algo tan básico como conocer el tracking del envio o si el producto le ha llegado al cliente, lo desconoces. Y tendrías que contactar con él o pedirle feedback para saberlo en la situación más optimista.

Por tanto, la negativa de las entidades a ofrecer el TPV a este modelo de negocio es algo que no se menciona por ningún lado. Que no lo hagan los bancos lo entiendo, pero que en tantos sitios como se cuenta el sistema, los pros y contras del dropshipping, no se mencione esto, es algo que sorprende.

Tal y como yo lo veo, puedes encontrar gente que esté muy puesta en ecommerce o dropshipping, pero veo que solo se conoce la teoría, no la práctica. Por eso creo que aportan más valor aún algunas de las cosas que estoy explicando.

No es mi caso, pero piensa que fueras a montar un negocio puro de dropshipping. Tendrías que replantearte todo el ecommerce por este motivo, como comentaba anteriormente. La realidad es que esta misma situación no se plantea en otros países como América del Sur o EE.UU. donde tienen más auge y presencia, este tipo de negocios por las facilidades.

Y aquí conviene hacer una reflexión de como lo veo como usuario, porque siempre he desconfiado de estos sitios. Y es que en las plataformas asiáticas, los tiempos de entrega son muy elevados. Teniendo en cuenta que actualmente el cliente quiere YA lo que ha comprado. Y, por tanto, no entiende esos plazos tan elevados de entrega de hasta 21 días.

En este caso, es interesante ponerse en la piel de un cliente al que, por ejemplo, no le ha llegado el producto después de 21 días. Ni siquiera yo me atrevo a probarlo.

Pero en el lado extremo, tenemos la gente de Amazon que está mal acostumbrando a todos los consumidores. El hecho de entregar un paquete en escasas 48hrs, es algo que un pequeño negocio como el tuyo o el mío, no puede cumplir y lo más grave, es que está forzando un estándar de entrega y ese SLA al usuario le genera un estrés innecesario. Por tanto, a un vendedor que no sea un grande del Retail le es imposible cumplir con estos plazos.

En mi opinión, en el término medio esta la virtud. Ni 48hrs, ni 21 días. “The best effort” puede ser tu máxima de entrega. Así es que fenomenal, si puedes cumplir con unos plazos razonables de entrega, donde el cliente pueda estar informado del tracking del envio y lo reciba en los siguientes cuatro o cinco días, pero antes de que se olvide de que compro algo.

Aspectos legales de un ecommerce

Esto de vender está muy bien, pero tenemos que recordar dos cosas. Vamos a realizar una actividad económica, y como tal tenemos que dar de alta dicha actividad. Y segundo, es necesario cumplir con ciertos requisitos que avalan el compromiso del vendedor con el comprador. Estos dos, serán exigidos por la entidad bancaria, ya que tendrás que informar de ti como empresario, con una serie de documentaciones y seguidamente del dominio de tu tienda. Y serán ellos quienes auditen el sitio.

Por tanto, se deben reflejar en la web todos los aspectos legales que hoy en día se exigen. Sera tan fácil como abrir una página en el sitio y redactar los términos legales. Mencionando:

Información general

Un apartado donde exprese la finalidad del negocio y los datos del titular de la web (nombre, CIF o NIF, domicilio social y datos de contacto).

Términos y condiciones

Otro apartado con las condiciones de compra en la tienda online, donde se expliquen las distintas formas de pago, gastos de transporte, plazos de entrega y cuál es la política de devoluciones.

Cookies y LOPD

Y además, informar sobre el cumplimiento de la Ley de Cookies y la Ley Orgánica de Protección de Datos. En este sentido, cuando realices las gestiones de formalización de empresa, comprobarás que tu gestor te informa de ello e incluirá tus datos en la Agencia Española de Protección de Datos. Días después serás informado por carta de dicho registro.

Estamos hablando de que este futuro proyecto, en el que has apostado por una idea y utilizarás tus ahorros. Por tanto, considera informarte al máximo y pasar un tiempo recogiendo toda la información posible, investigando y redactando el mencionado plan de empresa. Está muy bien lo que se cuenta en internet, si buscas opiniones y consejos, pero nadie puede reflejar en un solo post, todo lo que hace falta, ni cómo hacerlo. Entre otras cosas por todo lo que ocuparía.

Algunos, como he mencionado antes, conocen la teoría. Los hay que preparan en un post de 400 palabras, los pros y contras de un ecommerce. Pero nadie explica la carga de trabajo que supone este proyecto.

Otros hablan de las rentabilidades del producto, pero nadie recuerda que se va a realizar una actividad económica y que, por tanto, deberás ser autónomo o empresa para abordarlo correctamente. Es decir, deberás cuantificarlo y declarar tus ventas cuando se superen los 1.000€.

Mi consejo es acudir a cualquiera de los PAE, puntos de atención al emprendedor de tu localidad, donde te ayudarán y explicarán todo lo necesario para iniciar esta actividad e incluso te iniciarán el alta en la Agencia Tributaria.

Mi otro consejo es acudir a un gestor, que lleve toda la parte fiscal. En mi opinión, considero que tenemos que ser ágiles y delegar funciones en las que incluso nos podemos equivocar y ocasionarnos problemas, y nos conviene centrarnos en el core y en las cuestiones que por sentido común, no podemos delegar.

La carga de trabajo va a ser muy alta, como puede ser buscar los mejores productos, proveedores, logística, mantener el contacto con los clientes, redes sociales, resolver dudas de estos, posicionar la marca, analizar estadísticas, realizar campañas y vender, vender y vender.

Jesús Sepúlveda alumno IMFJesús Sepúlveda, alumno del Master en Marketing Digital de IMF Business School.

 

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Equipo de Colaboradores
Equipo de colaboradores del Blog de Marketing, compuesto por el equipo de tutores, profesores y expertos en Marketing, Comunicación y Ventas de IMF Business School. Los títulos de máster y experto universitario de nuestra entidad educativa cuentan con los avales de la Asociación de Marketing de España, del Instituto Tecnológico Hotelero y de la ANECA. Con nosotros puedes especializarte en Marketing y Comunicación Digital, Comercio Internacional, Gestión Comercial y Marketing, Marketing Turístico o Marketing Farmacéutico, de forma presencial, online o semipresencial.
Sin comentarios

Deja un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

eCommerce: la guía sobre cómo crear tu tienda online

La guía con todo lo que tienes que saber antes de montar tu tienda online. Procesos, proveedores, requisitos legales y trucos del mundo ecommerce.