Inicio » Finanzas » ¿Qué son los ratios financieros y su influencia en la gestión empresarial?

¿Qué son los ratios financieros y su influencia en la gestión empresarial?

Los ratios financieros tienen diferentes tipos y pueden afectar de diversa manera a la economía. Por eso, es importante que los tengas en cuenta a la hora de llevar a cabo la gestión empresarial, puesto que influye en esta de manera notable.

Si eres el ejecutivo de cuentas de tu compañía, debes tener en cuenta siempre estos valores a la hora de llevar a cabo ratios económicos. Para estar al día, puedes consultar información de actualidad sobre temas financieros en los que se vea involucrada tu actividad profesional.

Ratios financieros

Los ratios de tipo financiero son, sencillamente, relaciones entre variables. Como sabrás, las empresas utilizan este dato para llevar a cabo un balance de la situación económica, de la gestión y para detectar informaciones diversas, como tendencias de crecida, descensos y otros tipos de análisis. En la actualidad, para realizar informes financieros detallados y creados de forma adecuada, ya puedes contar con software diseñado específicamente para este tipo de tareas.

Un informe financiero puede ayudarte a tener toda la información que necesitas de las entidades públicas a la hora de presentar trabajos relacionados con temas financieros. Entre estos, los activos, pasivos, el patrimonio personal, todo tipo de ingresos, algunos gastos declarados, los costes realizados con fines determinados, las cuentas de orden ministerial, etc.

Si tu trabajo se desarrolla dentro del ámbito financiero, económico, social o ambiental dentro de una entidad, tienes que conocer siempre los estados de las finanzas al día. Esto forma parte de tu responsabilidad como empresario con responsabilidad en sistemas financieros. Como es un trabajo cuyos números y ratios no paran de cambiar, puedes optar de forma constante a formaciones que te actualicen en tu área y te preparen para desarrollar adecuadamente todas tus tareas en la compañía.

A pesar de esto, no estás solo en tu departamento y siempre puedes echar mano de algunas ayudas pensadas para este tipo de tareas de finanzas. Además de estudios que puedes cursar si decides matricularte, existen documentos que puedes consultar. Los análisis financieros, presupuestarios y económicos son un elemento clave para establecer un ratio financiero. Hay que tener en cuenta que la validez de estos números es variable. Por lo tanto, hay que consultar su estado de vigencia de forma constante.

Tipos de ratios financieros

Por norma general, un ratio financiero puede ser de cuatro grandes tipos: ratios de liquidez, ratios de actividad o de gestión, ratios de apalancamiento o endeudamiento y ratios de rentabilidad. Los más famosos son los ratios de liquidez, que te permiten estudiar la solvencia de la compañía, comprobando las capacidades de esta ante deudas a corto, medio o largo plazo. De esta forma, también puedes intentar mejorar su capacidad económica y, en consecuencia, también la rentabilidad que obtiene de cada gestión.

Los ratios de actividad o gestión son aquellos que te permiten averiguar si las gestiones empresariales están siendo efectivas. Para ello, deberás comprobar datos y ver si los movimientos económicos están siendo favorables para la empresa. Por ejemplo, comprobando ventas, cobros, inventarios… Tendrás que escoger un tipo de documento para averiguar cada cosa.

Con los ratios de apalancamiento o endeudamiento vas a poner en relación los endeudamientos de tu empresa en relación con el patrimonio neto que esta tenga. Por norma general, tendrás que calcular estos números a corto y a largo plazo, teniendo en cuenta el pasivo, el pasivo corriente, el pasivo no corriente y, por supuesto, el patrimonio neto en cualquiera de estos casos.

El cuarto y último tipo son los ratios de rentabilidad, que te van a ayudar a valorar el rendimiento financiero de tu empresa. Para ello, tendrás que relacionar las ventas, el capital y los activos que tenga disponibles en el momento en el que realizas el cómputo total de su rentabilidad. Puedes contar con beneficio neto y bruto para calcular el activo y los fondos propios.

Diferencia con ratios económicos

A diferencia de los ratios de tipo financiero que sirven para interpretar la liquidez y las finanzas de tu empresa, los ratios económicos te permiten manejar otros tipos de datos. Los más importantes son aquellos que ayudan a tu compañía a mejorar. Por ejemplo, el margen obtenido sobre las ventas de los productos o servicios, la rotación del activo circulante con el que se cuenta en la empresa, la rentabilidad económica que se saca de cada movimiento financiero y, por supuesto, la rentabilidad financiera.

¡Anímate a estudiar un máster y a seguir formándote cada día! También puedes contar con la ayuda del gobierno central, puesto que se ha encargado de definir los ratios para que se valore de manera justa la capacidad económica y financiera de las empresas cuando llevan a cabo comercio o actividades reguladas, así como los rangos de valores que se recomiendan para los mismos.

Si no quieres parar de aprender sobre ratios financieros, ¡definitivamente entre las leyes y los estudios en finanzas está tu lugar!

Artículos que te pueden interesar

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
El Blog de IMF Business School
Equipo de profesionales formado esencialmente por profesores y colaboradores con amplia experiencia en las distintas áreas de negocio del mundo empresarial y del mundo académico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


¿Qué son los ratios financieros y su influencia en la gestión empresarial?

Los ratios financieros pueden afectar de diversa manera a la economía. Por eso, es importante tenerlos en cuenta en la gestión empresarial.