Inicio » Gestión de Proyectos » Metodologías de gestión de proyectos para un Project Manager

Metodologías de gestión de proyectos para un Project Manager

La gestión de proyectos ofrece la planificación necesaria para lograr los objetivos previstos. El project manager ocupa un puesto de responsabilidad. Como director, debe acompañar y motivar al equipo para que el proyecto esté terminado en el plazo previsto. No existe una única forma de diseñar un plan de acción efectivo. En este artículo, puedes descubrir distintos métodos con una estructura práctica.

El Máster en Dirección y Gestión de Proyectos forma a aquellos profesionales que quieren trabajar en este ámbito. Esta formación de excelencia ofrece los recursos y conocimientos esenciales para liderar con éxito distintos proyectos en un entorno empresarial dinámico.

Metodologías para trabajar como project manager

Existen distintos métodos que debes conocer si deseas desempeñar este puesto de responsabilidad. A continuación, puedes descubrir cinco metodologías diferentes.

1. Gestión híbrida

En ocasiones, el camino seleccionado muestra una perfecta combinación de dos métodos diferentes. Dos propuestas que se fusionan para dar lugar a una hoja de ruta totalmente novedosa. Esta es la clave de esta metodología que ofrece una ventaja importante.

Esta forma de programación se apoya en las fortalezas de dos métodos alternativos que dan lugar a un nuevo camino. Cada opción adquiere un nuevo contexto cuando se vincula con un itinerario complementario. La propuesta de valor de esta gestión reside en combinar la planificación clásica con metodologías ágiles. En este caso, tras analizar las características del proyecto, es posible seleccionar los medios que mejor se adapten a las necesidades del mismo.

2. Metodología Kanban

Esta metodología ágil destaca por su carácter visual. Las tareas del proyecto quedan perfectamente representadas en un tablero que está compuesto por distintas filas y columnas. Esta forma de planificación aporta una visión de contexto del proyecto. El responsable puede observar qué tareas ya han sido completadas. También, cuáles son aquellas que el equipo está llevando a cabo actualmente. Y, finalmente, cuáles son los asuntos pendientes de realizar en el futuro.

En un proyecto trabajan distintas personas que deben mantener una coordinación constante. Por ello, es recomendable que todos los miembros tengan acceso a los datos que describen la situación de cada momento. Este es el objetivo de este tipo de metodología. Su enfoque visual permite presentar de forma sencilla esta información. Para ello, se utilizan tarjetas para identificar las distintas tareas.

Una de las principales ventajas del enfoque práctico de este método es que propicia la comprensión del flujo de trabajo. La meta final define la dirección de un proyecto que expone de forma visual los distintos pasos del proceso en un tablero. Esta exposición de los detalles mejora la comunicación entre los compañeros y simplifica cualquier duda. En cada momento, el equipo sabe en qué fase se encuentra. Y este análisis de la situación es clave para establecer metas realistas a corto plazo.

Qué habilidades y competencias acredita un certificado PMP

3. Metodología Scrum

Esta forma de planificación se apoya en dos pilares principales. En primer lugar, la determinación del objetivo final. Y, también, la asignación de distintos roles en el equipo. Esta forma de organización está compuesta por distintos ciclos de tiempo. Cada uno de ellos recibe el nombre de sprint. En cada uno de estos ciclos, el equipo cumple objetivos concretos.

¿Cuáles son las ventajas de esta organización? En primer lugar, el equipo puede mantener el foco de atención en el objetivo a alcanzar en el contexto de cada sprint. De este modo, el fin general está alineado con otras metas más a corto plazo. Esta forma de colaboración propicia la innovación constante. Es posible poner en perspectiva el trabajo realizado, para seguir avanzando hacia la próxima meta.

4. En cascada

Este es un método tradicional que sigue presente en la actualidad. La estructura de esta planificación es lineal. De este modo, el proceso muestra una composición secuencial que contempla las etapas que se integran entre el inicio y el punto de llegada. Existe una relación directa entre cada una de las bases.

La siguiente comienza allí donde finaliza la previa. Esta forma de organización es especialmente efectiva en un proyecto en el que todos los datos del mismo están claros desde el principio. De este modo, es posible llevar a cabo una óptima previsión temporal. La representación visual de cada una de las etapas adquiere una forma similar a la de una cascada.

¿Cuáles son las ventajas de este modelo? Conviene poner en valor su claridad y su sencillez. Por ello, este camino puede ser especialmente útil para el equipo.

5. El diagrama de red es práctico para un project manager

Las distintas formas de planificación ponen de relevancia la importancia que tiene la representación visual de la información. Y esto es algo que también ocurre en este caso. En este ejemplo, las tareas quedan identificadas en un cronograma. Existen distintos tipos de diagramas. Uno de ellos, el de flechas. En ese caso, se utiliza este tipo de signo para vincular la relación existente entre los distintos nodos. Esta programación permite observar cuál es el orden en el que deben realizarse cada una de las tareas.

Antes de empezar a diseñar el itinerario principal del proyecto, es esencial reflexionar sobre cuáles son las tareas que forman parte de este proceso. Es decir, es necesario establecer una diferenciación entre las cuestiones prioritarias y otros asuntos menos importantes.

¿Cuáles son las ventajas de un diagrama de flechas? En primer lugar, permite visualizar la totalidad del proceso de principio a fin. Además, es útil para poner en orden los distintos pasos que forman parte de este contexto. El orden mejora la gestión del tiempo destinado a una misión. Y, por tanto, también influye en la productividad, en la eficiencia y en los resultados.

Objetivos a los que todo director de proyectos debería aspirar

¿Por qué realizar un máster en project management?

Actualmente, muchas empresas buscan este perfil especializado. Y la formación como project manager puede ayudarte a diferenciar tu currículum con una preparación práctica.

En definitiva, la gestión de proyectos ofrece numerosas oportunidades de trabajo en las empresas. El Máster en Dirección y Gestión de Proyectos impartido por IMF Business School muestra a los alumnos cuáles son las metodologías utilizadas actualmente. ¡Consulta información sobre este máster para impulsar tu carrera hacia el éxito!

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Equipo de profesionales formado esencialmente por profesores y colaboradores con amplia experiencia en las distintas áreas de negocio del mundo empresarial y del mundo académico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Metodologías de gestión de proyectos para un Project Manager

El Project manager es la persona responsable de plantear y salvaguardar la ejecución acertada de los pasos para llevar a cabo un proyecto.