Inicio » Gestión de Proyectos » Objetivos a los que todo director de proyectos debería aspirar

Objetivos a los que todo director de proyectos debería aspirar

La gestión y el liderazgo de los proyectos representan una tarea ardua y complicada. Requieren un campo de habilidades amplio para ser capaz de lidiar con todas las partes interesadas. Para ello tienes que contar con las capacitaciones adecuadas para alcanzar el puesto de director de proyectos.

Para lograr estas habilidades y tener conocimiento de los diferentes objetivos que debes alcanzar es imprescindible contar con una formación específica en gestión de proyectos.

Objetivos de un director de proyectos

Tener claros los objetivos que deseas alcanzar como project management te permitirá diseñar el camino del éxito. Estos son algunos de los aspectos fundamentales que has de tener en cuenta.

Comunicación

Un proyecto engloba a diferentes personas y departamentos, por lo cual es imprescindible contar con una comunicación fluida entre ellos. Como responsable, es tu labor asegurarte de que se produzcan reuniones periódicas para conocer los diferentes avances y hacer que todos los miembros se mantengan informados.

Este aspecto es especialmente significativo en los inicios de un proyecto; organizar una reunión inicial es fundamental para definir lo que se persigue y poder diseñar un camino para lograrlo. Como responsable de un equipo, es preciso que te asegures de que estén siempre comunicados y al tanto de los avances.

Objetivos del proyecto

Definir la finalidad del proyecto es algo básico; esta debe ser realista y el camino hacia ella ha de ser transitable. Una vez definida, debe recibir el visto bueno de todas las partes implicadas y fijar el alcance y los objetivos tempranos.

Dentro de esta tarea, también deben quedar establecidos otros aspectos, como los estándares a cumplir o las limitaciones que puede tener. Fijar estos aspectos es una tarea ardua que requiere gran capacidad de comunicación y buena dosis de realismo.

Cómo gestionar los objetivos en un sistema de calidad

Transparencia

Es la cúspide de las buenas prácticas como líder de un proyecto. Para sacar el trabajo adelante con éxito, es preciso ser totalmente transparente con el equipo, lo cual permitirá que todos se encuentren en el mismo punto y remen en la misma dirección. El director de proyectos es clave.

También es importante ser transparente hacia fuera, de manera que quien haya encargado el proyecto debe estar al tanto de cómo se está desarrollando y saber si se están alcanzando los objetivos fijados para cada etapa. Informarle y hacerle comprender cualquier incidencia es tu tarea.

¿Por qué la transparencia en gestión de proyectos debería ser la norma?

Analizar los feedbacks

Todo es mejorable dentro de un proyecto. Recibir comentarios interiores y exteriores sobre él permite presentar un producto final que pueda superar las expectativas del cliente. Este proceso de retroalimentación es fundamental; tu misión es que funcione con éxito.

Pero este aspecto también es aplicable a tu propia figura. No tengas miedo de que tu equipo te valore y mencione tus fortalezas y debilidades. Conocerte a ti mismo te permitirá mejorar y crecer. De esta forma, evitarás errores en el futuro.

Adaptarse a los cambios

Un proyecto no siempre es fijo, suele estar sujeto a cambios por parte del cliente o de los avances que van surgiendo mientras se desarrolla. Como gestor debes tener siempre preparado un plan de cambio y analizar las diferentes solicitudes o sugerencias del cliente para estar alerta.

Año tras año, en torno al 50 % de los proyectos se ven afectados por este tipo de incidencias, que pueden convertirse en verdaderos rompimientos de cabeza. Es importante que documentes cada uno de estos cambios y sepas guiar a tu equipo hacia la solución. ¡Es lo que un buen director de proyectos haría!

El control integrado de cambios en los proyectos

Gestión de expectativas

Los clientes o solicitantes del proyecto pueden tener unas expectativas excesivas y solicitar multitud de cambios a lo largo del desarrollo del proyecto. Tu labor es entenderles y hacer frente a los cambios que son realistas, haciéndoles comprender que otros pueden resultar más complicados.

Desde ese punto, la comunicación constante sobre la evolución del proyecto y las desviaciones que aparezcan puede ser un revulsivo para generar nuevas demandas que debes gestionar y atender de manera eficiente.

Documentación adecuada

Otra buena práctica, como responsable de un proyecto, es mantener la documentación en orden. Esto empieza por contar con un registro de cada paso y la justificación de la decisión. Este registro permite poner al día a cualquier miembro o recurrir al pasado para resolver un problema.

Ten presente que esta tarea es importante, pero no es la principal. No debes olvidarte de tu función principal, que es dirigir el proyecto a buen puerto.

Gestionar el estrés del equipo

Tu labor no solo se centra en un ámbito puramente profesional. También tienes que ser capaz de gestionar las emociones de tu equipo humano. No todos los individuos reaccionan igual bajo presión; conócelos y ten presente cuál es la mejor manera de motivarles para que el proyecto pueda alcanzar el objetivo.

Estrés laboral: sus causas y cómo prevenirlo

Equipo de respuesta

Los riesgos son una realidad en cualquier proyecto, de manera que es importante analizarlos y disponer de las herramientas adecuadas para evitarlos. Una de estas soluciones es conseguir un equipo de respuesta al riesgo, que debe estar equipado con los mecanismos necesarios para el desempeño de su tarea.

Los planes de contingencia son una necesidad; es tu labor prepararlos y, llegado el momento, desarrollarlos para que todo siga en orden.

Dar visibilidad y peso al departamento

Como líder, has de asegurarte de que tu departamento atesora los recursos necesarios para cumplir los objetivos. Es fundamental que te asegures de darle la visibilidad que se merece y de que el conjunto de la organización entienda la importancia que realmente tiene.

La especialización, clave para el director de proyectos

Un responsable de proyecto debe hacer frente a una gran variedad de objetivos, que van desde los conocimientos técnicos del proyecto hasta las relaciones públicas del departamento. Implementar los medios y mecanismos precisos para ello es fundamental para poder sacar el trabajo adelante.

Si estás buscando la mejor manera de ampliar tu formación para convertirte en un coordinador de proyectos eficiente y competente, apuesta por la especialización.

Dotarte de una formación extra en este campo te ayudará a hacer frente a los retos que te encuentres en el camino y a gestionar todos aquellos imprevistos que puedan surgir. ¡Ponte en marcha y fórmate como director de proyectos con nosotros!

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Equipo de profesionales formado esencialmente por profesores y colaboradores con amplia experiencia en las distintas áreas de negocio del mundo empresarial y del mundo académico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Objetivos a los que todo director de proyectos debería aspirar

El liderazgo de los proyectos representan una tarea ardua y complicada. Objetivos a los que todo director de proyectos debería aspirar.