Amazon
InicioBúsqueda de empleoCambiar de trabajo a los 30: Qué debes tener en cuenta
cambiar-trabajo-a-los-30-tener-en-cuenta Cambiar de trabajo a los 30: Qué debes tener en cuenta

Cambiar de trabajo a los 30: Qué debes tener en cuenta

Estás alrededor de los 30 años y piensas en cambiar de trabajo. Quizás una nueva oferta que mejora tu situación o quizás estás pensando en tomar nuevos rumbos que te motiven más. Es posible que tengas dudas hacia dónde tirar. Tampoco te agobies, da igual tu motivo, aun no teniéndolo claro, has de tener en cuenta una serie de factores para que puedas preparar mejor el terreno.

Momento emocional equilibrado

Lo más importante es que te encuentres en un momento personal sereno. Tomar decisiones importantes en tu faceta profesional, como es cambiar de trabajo sin serenidad emocional, puede ser un gran error. Piensa que tu proyecto profesional es algo importante y la decisión del cambio, no puede estar basada en lo que justo ahora te está alterando o afectando tanto. Hacerlo así puede confundirte, porque el hecho de pensar en nuevos compañeros, en oficinas diferentes, retos profesionales nuevos, un jefe distinto… puede llevarte a ilusionarte con algo que lo que hace es desenfocarte de lo verdaderamente importante. Tú tienes que estar bien y luego podrás analizar tus necesidades laborales desde una correcta perspectiva.

Sé un buen empleado hasta que te marches

Creo que es obvio, pero hago un recordatorio. Jamás debes utilizar ni el tiempo ni los recursos de tu actual trabajo para buscar uno nuevo. Puedes verte en la situación de necesitar ese nuevo trabajo mucho antes de lo esperado, además de poder tener problemas legales. Utiliza tu tiempo libre y tu ordenador para este tipo de actividades. En cuanto sepas seguro que te vas, habla con tu superior directo y expón tu salida de la mejor manera, ofrece los 15 días para que tu marcha les afecte lo menos posible, tratando de ayudar en lo que puedas para ese cambio que ellos también van a sufrir.

Analiza bien tus opciones

Lo primero que debes hacer en la búsqueda de trabajo es conocerte bien. Una vez tienes claro que donde estás no eres feliz, toca mirar hacia otro lado. De acuerdo, pero hacia dónde ¿verdad? Toca hacerte preguntas:

¿Qué quieres hacer?

¿Te motiva lo que estás haciendo pero no en esta compañía?

¿O quizás lo que tienes en mente va más por un cambio de rumbo?

¿Qué se te da bien?

¿Qué harías aunque no te pagaran por ello?

Necesitas hacerte una serie de preguntas que te hagan poner foco en cuál va a ser el camino. Has de tener claro hacia dónde vas, qué habilidades tienes que vas a poder aportar donde vayas o qué competencias podrías potenciar. En estas últimas te recomiendo buena formación y que puedas especializarte.

Luego has de enfocarte en el “hacia dónde”. Una vez sabes qué te gusta y qué haces bien, debes poner la mirada en el dónde ofrecerlo.

¿Qué tipo de empresa conecta más contigo?

¿Te gusta el entorno multinacional o eres más de startup?

¿Qué valoras en una organización para poder conectar con ella?

¿Cuáles son las empresas te parecen más interesantes? ¿Qué las hace interesantes?

¿Qué cultura es la que hace que tú desarrolles de manera más natural tu potencial?

Esta fase es muy importante para evitar tomar decisiones que no te harán feliz (sí, lo sé, ya tenemos a la felicidad en el trabajo por aquí, hablaremos de ella…) o que temporalmente pueden compensarte económicamente pero que no te aportarán lo suficiente. De manera que posiblemente te encuentres, pasado un tiempo, teniendo que volver a ponerte manos a la obra en buscar un nuevo trabajo.

Ten en cuenta que este proceso te va a ayudar no solo en el foco de hacia dónde ir. Te va a permitir desarrollar tu autoconocimiento, de manera que tendrás más claro qué tipo de persona eres y dónde fluyes mejor. No todas las personas funcionamos de la misma manera en diferentes entornos. Y es importante que tengas claro esto para poder entender que aunque tengas un rol profesional definido, no todas las ofertas de trabajo enfocadas a ese rol, tengan que ir dirigidas hacia ti.

Conoce bien tus objetivos

Cuando tienes claro la fase anterior, has de conocer bien las empresas a las que quieres dirigirte. Las organizaciones tienen mucha información por toda la red. Solo tienes que saber acercarte para tratar de saber cómo son. Busca en su web, eso te dará pistas de cómo se ven a sí mismos, qué quieren transmitir y de qué manera te llega a ti. Por otro lado, consigue opiniones de trabajadores que te aporten información honesta sobre cómo es trabajar allí. Te ayudará a darte cuenta de si tú te ves ahí dentro. Averigua si es un entorno que te ayudaría en tus objetivos profesionales. Para saber si te apuntas a esa oferta, has de querer trabajar en esa organización. No apliques al tun tun sin conocer a quien te pueda llamar para una entrevista.

Se proactivo, no reactivo

Cambiar de trabajo ya no consiste en enviar tu CV y quedarte esperando una respuesta. Tu marca personal, tu actividad previa, tu movimiento será mucho más efectivo que tu pasividad esperando una llamada de teléfono. Piensa que igual que tú puedes buscar información sobre esa empresa, ellos pueden hacer lo mismo contigo. Hoy en día los profesionales de Selección de Personal quieren saber cómo es tu marca personal, tu huella en las redes. Les puede aportar mucha información. A veces un detalle suelto no es determinante, pero la cadena de todo lo que vas haciendo, les ofrece un cuadro donde se valora mucho por un lado, la coherencia, y por otro el tipo de contenido que has podido aportar.

Se auténtico

En lo que hagas, se honesto. En tu CV, en lo que comentes en redes, en la entrevista de trabajo. Cuando yo hacía entrevistas siempre decía “si me gusta lo que veo y te contrato, quiero verlo cada día”. No hay respuestas correctas, lo que se pide es coherencia y naturalidad. Si ese es tu sitio, conectaréis de forma natural. Así que es mejor que no fuerces nada, porque si al final consigues entrar de cualquier forma, percibirás la desconexión muy pronto y quizás te arrepientes de descubrir que ha llegado un nuevo momento en el que te plantees iniciar el proceso de las preguntas para salir de ahí y tener de nuevo que cambiar de trabajo.

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
maribel-garcia Cambiar de trabajo a los 30: Qué debes tener en cuenta
Especialista en Employer Branding y asesora de Gestión del Talento en las empresas. Apasionada de la comunicación, las personas y cómo potenciar sus habilidades. Su objetivo es conectar a las personas en su entorno de trabajo.

Formación recomendada:

Máster Recursos Humanos IMF Business School

Máster Oficial en Dirección de Recursos Humanos

Centro de formación: IMF
Lugar: Online
Sin comentarios

Deja un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Noticias, eventos y formación

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Suscribirme

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones

Cambiar de trabajo a los 30: Qué debes tener en cuenta

Cambiar de trabajo es una importante decisión. Ten en cuenta aquellos aspectos que debes cuidar antes de decidirte y durante el proceso para tener éxito.