Intraemprendedor: ¿Qué es y cómo identificarlo en la empresa?

En el entorno laboral podemos detectar a los empleados y a los emprendedores. Pero ha aparecido un nuevo concepto, el del intraemprendedor, que nos muestra una vez más, de qué manera todo está en constante evolución y cambio. En Recursos Humanos debemos tener claro quiénes son en la organización.

Como vamos viendo últimamente, no se trata de ir pasando por las modas de los nombres modernos que nos van llegando. Estamos en constante transformación de lo conocido. No hay una única fórmula valida, y por eso hemos de estar al día en estilos de liderazgo, nuevos entornos de trabajo, innovadoras metodologías y formas de trabajo. Un ejemplo de esta tremenda transformación es el caso de los roles profesionales. El intraemprendedor llega como ha llegado el knowmad, para cambiar el concepto de trabajador.

¿Qué es un intraemprendedor?

Un emprendedor es alguien que emprende algo, y el que es empleado lo hace por cuenta ajena. Tenemos claro qué es un autónomo o freelance. Pero ¿qué es un intraemprendedor? Pues es alguien que da un paso más allá. Y como vamos descubriendo, la innovación, la creatividad y la mente inquieta van de la mano. Es una nueva fórmula de emprendimiento dentro de la propia organización: empleados por cuenta ajena con perfil emprendedor.

La idea es que trata de aportar a través de sus competencias y de sus ideas para que los objetivos se consigan, pero además para fomentar mejoras. Suelen proponer nuevos proyectos, lanzan innovadoras ideas para llevar a cabo, buscan abrir líneas distintas dentro de la organización que ayude a crecer.

Podría decirse que es como el generador de nuevas y creativas iniciativas dentro de la empresa. Pueden estar enfocadas en nuevas líneas de negocio o en mejoras dentro de la compañía para desbloquear áreas que no están evolucionando.

El intraemprendedor es alguien que cobra una nómina y que busca que sea la organización la que gane con lo que él propone, como un contratado externo, pero que sería un empleado interno.

¿Cómo identificarlos?

Evidentemente se trata de personas involucradas en la organización. Son trabajadores responsables que se implican en los proyectos y no dejan de buscar constantemente cómo hacerlo mejor, cómo buscar alternativas para implantar mejoras. Son perseverantes, con gran visión de futuro, innovadores y en constante aprendizaje. Suelen ser organizados y con altas dosis de liderazgo, con capacidad de arrancar proyectos y de planificarlos adecuadamente.

No es de sorprender que en las empresas, el perfil del intraemprendedor empiece a ser de lo más atractivo porque las empresas saben del valor que aporta alguien que no solo recibe una nómina por ejecutar unas normas y realizar sus funciones. Aquí hablamos de dar un salto y dar mucho más.

El grado de compromiso queda latente por la propia dedicación al proyecto, teniendo en cuenta que sus ideas las podría lanzar por su cuenta en su propio proyecto, siendo en ese caso emprendedores. Se lanzan por convencimiento y motivación y suelen contagiar a los de su alrededor.

Vas a detectar al intraemprendedor porque es el que propone, el que plantea innovadoras alternativas a lo establecido. El que quiere participar en más proyectos de los que actualmente forma parte. Siempre está pensando en novedades y en cómo aplicarlas en la compañía. Es como ver un emprendedor que busca hacer crecer su propia empresa, solo que no lo es. Con sus ventajas y desventajas.

En tu organización debes tener la mentalidad abierta, con ganas de crecer e identificar a tus intraemprendedores. Ten en cuenta que aportan sus ideas para conseguir los objetivos. Si te cuesta dar con ellos, genera nuevos proyectos, ideas que los despierten, crea grupos de trabajo que desarrollen nuevas acciones de trabajo. Así verás quien se levanta con más ganas de llevarlo a cabo, de liderarlo a pesar de tener que trabajar más. Aunque así lo hagan, querrán disfrutar de cierta libertad para poder trabajar e incluso de equivocarse.

Emprendedor vs Intraemprendedor

El caso es que ambos tienen mucho en común. De entrada, su forma de pensar y entender la forma de trabajar. Pero el intraemprendedor aporta una idea en campo ajeno y tiene a su favor que no ha de poner toda la carne en el asador. Facilita el concepto, la iniciativa, pero la organización asume el riesgo de llevarla a cabo.

El intraemprendedor es altamente valorado en aquellas organizaciones que aprecian este talento y todo lo que aportan este tipo de personas. Saben que pueden irse con sus ideas a otra parte. Son conscientes de su eficiencia.

Con la visión de un intraemprendedor, la empresa puede obtener indagar en terrenos que no ha podido caer. Puede motivar a equipos para trabajar con métodos mucho más eficaces, ganando en productividad.

Hay que vivir el intraemprendimiento como una fuerte alianza entre los trabajadores con esa mentalidad y la organización. No solo puede mejorar el resultado, sino la relación entre ambas partes y por tanto el efecto en los clientes, que observan mejoras internas y crecimiento.

El hecho de incorporar personas con estas características a una empresa significa apostar por las softs skills, que van más allá de las competencias de su rol profesional. Se valora todo aquello que forma parte de la forma de ser y entender el trabajo, de manera que la persona lo aplicará en todas sus aplicaciones, y por ello toda la organización, y no solo el área donde trabaje se verá beneficiada.

Además, se fomenta que el resto del equipo se contagie, no se queden parados y se gane en proactividad.

Ayuda en tu organización con formación para motivarles, fomentar su creatividad, genera equipos de trabajo para que surjan iniciativas y compensa a los que aporten.

La idea es tener en la empresa a perfiles polivalentes, inquietos, que no se conformen, que apuesten por la empresa como lo haces tú, y que tengan ese valor que no todos los empleados tienen, pensar como si la empresa fuera suya.

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Maribel García
Especialista en Employer Branding y asesora de Gestión del Talento en las empresas. Apasionada de la comunicación, las personas y cómo potenciar sus habilidades. Su objetivo es conectar a las personas en su entorno de trabajo.

2 Responses

  • Hola Maribel! Me gusta tu artículo y creo que cada vez el modelo de las nuevas empresas deben alejarse del antiguo régimen de esa gigante corporación con un montón de empleados que deben fichar 8 horas de reloj y no dejan de ser números. Creo que el modelo startup en e que cada trabajador es un pequeño jefe funciona, no obstante, no crees que deberíamos enfocarnos también a un sistema de reparto de bienes más cooperativista? Así nos aseguramos que todos somos un poco intraemprendedores.

    • Hola Adán! Muchas gracias por tu aportación. En este caso, el concepto de intraemprendedor está más enfocado a alguien que “piensa” como si la empresa fuera suya. Es un trabajador por cuenta ajena, pero al que su implicación va mucho más allá. El impacto económico en el aspecto del reparto de bienes ya tiene una connotación de propiedad y sí que se trataría de emprendedores propiamente dichos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *