Inicio » cadena de suministro » Un nuevo eslabón en la cadena de suministros

Un nuevo eslabón en la cadena de suministros

La COVID19 ha traído cambios importantes en la operativa comercial, de distribución y logística. Algunos de esos cambios serán sólo temporales. Otros, como el comportamiento del consumidor, lanzado a la compra on-line en proporciones desconocidas, compulsivo al principio, recurrente ahora, se quedarán, aunque seguramente en un porcentaje menor. Y otros usos, costumbres y exigencias es muy probable que permanezcan.

La cadena de suministro en su conjunto ha vivido –lo está haciendo- en primera persona y en lugar preeminente, esas nuevas condiciones inexcusables impuestas por la pandemia. Y la logística no las ha rehusado. Más aún las ha incorporado muy rápidamente y se han convertido en apenas unos meses en estándares de la industria.

Con ello este sector de servicios, clave para soportar las limitaciones e incomodidades de confinamientos y limitación de movilidad, asegurando los suministros industriales y de consumo, ha demostrado su capacidad de adaptación. Aunque esa resiliencia siempre ha formado parte de las características que definen a la logística, ahora se ha hecho patente.

Y entre esas condiciones ahora estandarizadas, algunas a las que toda la cadena es muy sensible: higiene y seguridad.

La logística y como gran escenario la cadena de suministros en su conjunto, no se ha detenido en estos meses, al contrario. Ha tenido que responder a un incremento notable de la actividad, especialmente en lo que a las entregas de compras de comercio electrónico se refiere y en lo que tiene que ver con el suministro a retail. Y ese front end ha tenido también su mucho menos visible back end.

Higiene y seguridad dentro y fuera de la cadena de suministros

Así, primero de forma precaria, sufriendo las mismas limitaciones de falta de materiales y EPIs, con protocolos que seguían más el sentido común que una sosegada planificación y más tarde

–Ahora- de una forma ya estructurada, las compañías de servicios logísticos B2B y B2C, sus proveedores de equipos y materiales, y los cargadores que gestionan sus propias mercancías, han tenido que introducir como una labor más.

Para ello se han dotado de recursos de personal y económicos para afrontar las tareas de desinfección así como la preservación de la salud de los trabajadores y de todos aquellos son los que interactúan: clientes, proveedores y usuarios finales.

Seguridad en la cadena de suministros

Este nuevo eslabón no solo se ha enfocado en tareas protección pasiva (mascarillas, guantes, pantallas de protección, etc.), también en la eliminación de tareas que exigían contacto personal –como la firma en las entregas- desarrollando en tiempo récord o aplicando sin dilación herramientas tecnológicas que lo suprimen, sin condicionar ni comprometer la necesaria confirmación de la entrega.

En las plataformas y almacenes –centros neurálgicos de la logística de mercancías- la aplicación de esas medidas y protocolos de higiene y seguridad, han ido desde la gestión de flujos de personal en la operativa del almacén, trazando circuitos que evitaran contactos y aglomeraciones o creando burbujas de empleados, al rediseño de puestos de preparación de pedidos o el empleo en todo momento de equipos de protección personal, sin olvidar otras

Medidas proactivas como la toma de temperatura a los empleados o exigir el mínimos contacto con los chóferes de transporte que llegan a esas plataformas.

Y hay aún al menos otro aspecto que igualmente se ha estandarizado, mucho menos visible pero igualmente importante: la desinfección adecuada de aquellos equipos o vehículos de uso compartido, como ocurre con los vehículos industriales de flota o las carretillas elevadoras.

Aquí se han desarrollado toda una serie de protocolos y tutoriales en formato vídeo que marcan el qué y el cómo actuar decididamente en la desinfección de recursos que de otra forma pueden ser un foco de dispersión de la infección.

Estas tareas en el caso de vehículos o equipos de alquiler se realizan tanto en la entrega como en la recogida por parte del alquilador, como por parte del usuario en su operativa diaria.

Un compromiso que probablemente requerirá de nuevos perfiles y profesionales formados en tareas de prevención logística, un sector que ha demostrado la responsabilidad en su conjunto que puede resumirse en las palabras de uno de sus directivos y máximo representante gremial: “aquí no se contagia nadie”.

Ricardo J. Hernández, Director de Cuadernos de Logística.

Enlace de interés

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
El Blog de IMF Business School
Equipo de colaboradores del Blog de Logística, compuesto por el equipo de tutores, profesores y expertos del Máster en Dirección Logística y de la Cadena de Suministro de IMF Business School.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Un nuevo eslabón en la cadena de suministros

La logística y como gran escenario la cadena de suministros en su conjunto, no se ha detenido en estos meses, al contrario. ¡Descúbrelo!