Inicio » Actualidad » Por qué las empresas deben apostar por la diversidad

Por qué las empresas deben apostar por la diversidad

Se celebra el 28 de junio porque en esa fecha se conmemoran los disturbios de Stonewall (Nueva York, EEUU) en 1969, que marcan el inicio del movimiento de liberación homosexual.

Ese día hubo una redada policial en el pub Stonewall Inn en el barrio Greenwich Village dee Nueva York. Como respuesta, surgieron de forma espontánea diversas revueltas y manifestaciones violentas que pretendían protestar contra un sistema que perseguía a los homosexuales.

Estos disturbios, junto con otros hechos que ocurrieron posteriormente, son considerados como las primeras muestras de lucha del colectivo homosexual en Estados Unidos y en el mundo.

Este día tiene como objetivo la lucha por la dignidad de las personas que forman parte del colectivo LGBT (gais, lesbianas, bisexuales y transexuales) celebrando eventos y marchas del Orgullo para continuar con el movimiento de liberación homosexual.

La ONU celebra el Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia el 17 de mayo. Ese día de 1990 la Organización Mundial de la Salud (OMS) retiró la homosexualidad de la lista de transtornos mentales.

El Comité Organizador del Orgullo Estatal LGBTI en España tiene como lema “Los derechos humanos no se negocian, se legislan: Ley Integral Trans Ya”.

La Constitución Española establece en su artículo 14 la igualad y la no discriminación por razón de “de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

En su artículo 9.2 establece que la libertad y la igualdad de las personas han de ser reales y efectivas y, por tanto, recoge un mandato dirigido a los poderes públicos para para remover los obstáculos que las impidan o dificulten su plenitud.

Por tanto, la Constitución es el anclaje para la protección de los derechos de las personas LGTBI de manera que la dignidad de la persona y el libre desarrollo de la personalidad constituyen el fundamento del orden político y de la paz social de nuestra sociedad y, por lo tanto, derechos como la integridad física y moral o la intimidad personal y familiar han de ser defendidos en todos los ámbitos y conlleva la puesta en marcha de medidas específicas en diversos ámbitos, por ejemplo, fomentar la inclusión sociolaboral de las personas trans, impulsar las políticas de gestión de la diversidad en el ámbito laboral o prevenir y erradicar el acoso homofóbico y transfóbico.

Marco normativo sobre la discriminación laboral por orientación sexual

La Directiva 2000/78/CE del Consejo de 27 de noviembre de 2000 relativa al establecimiento de un marco general para la igualdad de trato en el empleo y la ocupación establece un marco general para la igualdad de trato en el trabajo y el empleo, en la que, junto a otros colectivos susceptibles de ser marginados o discriminados, se encuentran las personas gais, lesbianas, bisexuales y transexuales.

El art 4 del Estatuto de los Trabajadores relativo a Derechos Laborales señala lo siguiente

“c) A no ser discriminados directa o indirectamente para el empleo, o una vez empleados, por razones de sexo, estado civil, edad dentro de los límites marcados por esta ley, origen racial o étnico, condición social, religión o convicciones, ideas políticas, orientación sexual, afiliación o no a un sindicato, así como por razón de lengua, dentro del Estado español”

Datos e informes generales

Según el último informe de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex[5] (2020), hasta en 11 estados las relaciones consensuadas entre adultos del mismo sexo pueden ser penadas con la muerte. Este tipo de relaciones siguen siendo ilegales, además, en el 35% de los estados que forman parte de la Organización de Naciones Unidas.

El informe de la Agencia Europea de Derechos Fundamentales “Un largo camino por recorrer para la igualdad de las personas LGBTI” (2020) concluye:

  • Seis de cada diez personas encuestadas evitan ir de la mano con sus parejas en público.
  • Dos de cada cinco personas encuestadas afirman que sufrieron acoso el año anterior a la encuesta.
  • Una de cada cinco personas transexuales e intersexuales sufrió ataques físicos o sexuales, el doble que otros grupos LGBTI.
  • Una de cada cinco personas se sintió discriminada en el trabajo y más de una de cada tres se sintió discriminada al salir a comer fuera, beber o socializar.
  • Una de cada tres personas LGBTI afirman que tienen dificultades para llegar a fin de mes. La situación es peor en el caso de las personas intersexuales y transexuales (aproximadamente una de cada dos).
  • Uno de cada dos estudiantes LGBTI afirma que alguien de entre sus compañeros/as o profesores/as apoyó a las personas LGBTI.

Según el informe del Ministerio del Interior “Evolución de los delitos de odio en España 2019”[7] (2020), confeccionado por la Oficina Nacional de Lucha Contra los Delitos de Odio, señala que los delitos de odio por orientación sexual e identidad de género suponen la tercera causa del total de delitos de odio y aumentaron en 2019 un 8,6 % respecto a 2018.

Entre los hechos conocidos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad relativos a los “delitos de odio” que se hayan podido cometer por internet o redes sociales, los ámbitos de “racismo/xenofobia” “orientación sexual e identidad de género” e “ideología” son los que muestran mayor incidencia en 2019, con un total 204 casos registrados. Las amenazas, injurias y discriminación, se computan como los hechos delictivos que más se repiten, siendo Internet (54,9%) y las redes sociales (17,2%) los medios más empleados para la comisión de estos hechos. A continuación, aunque a mayor distancia, se emplean otras vías de comunicación como la telefonía/comunicaciones (16,2%) y los medios de comunicación social (4,4%).

Informes y estudios sobre la situación laboral

En el informe “La diversidad LGBT en el contexto laboral en España” (2019) de la consultora Mpátika se constata que:

  • El 62% considera necesario ocultar su orientación sexual o identidad de género, parcial o totalmente, en sus interacciones profesionales. el 58% de las personas LGBT señala como causa principal el querer mantener su vida personal separada del trabajo.
  • El 86% de las personas LGBT ha escuchado alguna vez chistes o comentarios homófobos o tránsfobos, o rumores acerca de su orientación sexual o la de alguna otra persona, y un 31% los escucha con mucha frecuencia en sus trabajos.
  • Un 20% de las personas LGBT considera que en sus propias empresas no existe igualdad de oportunidades laborales para ellas.
  • El porcentaje de personas LGBT que manifiestan su identidad en el trabajo es significativamente mayor en las empresas que cuentan con programas específicos de diversidad LGBT: un 53% frente a un 36% en las empresas que no cuentan con ellos.

Según el informe “Hacia centros de trabajo inclusivos. La discriminación de las personas LGTB en el ámbito laboral en España” (2020) del área LGTBI del sindicato UGT:

  • El 90%, consideran que su orientación sexual o identidad de género es “un inconveniente” a la hora de encontrar un trabajo y un porcentaje similar,
  • El 86,6%, considera necesario ocultarlo a la hora de hacer una entrevista de trabajo.
  • El 40% aseguran que han sido rechazadas en entrevistas por su orientación sexual.

La situación se agrava entre las personas trans: el 80 % de las mujeres trans están excluidas del mundo laboral y, en caso de acceder a un empleo, consiguen uno de carácter precario, según denuncia la organización Médicos del Mundo Cataluña (2020) a través de la campaña #QueNoTeBrillenLosPrejuicios para acabar con esta discriminación.

Apuesta por la gestión de la diversidad lgtbi en las empresas

Pese a los esfuerzos de algunas grandes empresas por erradicar la LGTBIfobia de sus espacios de trabajo, esta sigue siendo una realidad en el mercado laboral español. La discriminación laboral puede ser en forma de no contratación o de despido por ser LGTBI, o más sutil, en forma de bromas o de manifestaciones tipo “te contrato, pero no de cara al público” o “te contrato, pero no digas que eres LGTBI”.

Según datos de Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales, una de cada 4 mujeres lesbianas, bisexuales o trans ha sufrido discriminación por LGTBIfobia en el trabajo y, según la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA), en España, el 30% de las personas LGTBI aún no se visibiliza en su trabajo por miedo a la discriminación y el un 77% de las mujeres trans ha sufrido discriminación a la hora de buscar empleo.

Las consecuencias de dichas situaciones (ocultar su vida privada y familiar, sufrir situaciones de discriminación, etc.) merma su autoestima, capacidad de hacer equipo, su sentimiento de pertenencia a la empresa y, por tanto, su productividad.

Por tanto, las empresas tienen que hacer frente a esta discriminación y apostar por una gestión de los recursos humanos basada en la diversidad.

Raquel Jiménez, Consultora de Género en IMF Smart Education


Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Equipo de colaboradores compuesto por el equipo de tutores, profesores y colaboradores con amplia experiencia en gestión de Recursos Humanos en el ámbito empresarial. Los títulos de máster y experto universitario de nuestra entidad educativa cuentan con los avales de la Universidad Camilo José Cela, de AEDIPE y de la ANECA. Con nosotros puedes especializarte en Dirección y Gestión de Recursos Humanos y en Gestión del Talento. Así como combinar esta especialización con un MBA. Nustros cursos se realizan de forma <a href="https://www.imf-formacion.com/formacion-presencial"presencial, online o semipresencial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Por qué las empresas deben apostar por la diversidad