Inicio » Recursos Humanos » El propósito: punto de partida de la cultura de la organización

El propósito: punto de partida de la cultura de la organización

Enero es un mes perfecto para hacer reset y dar pie a los nuevos comienzos. En las organizaciones y los profesionales de Recursos Humanos, nos ponemos a redactar y poner en la lista, todos aquellos propósitos para el nuevo año. Pero EL propósito de la organización, eso es otra cosa. Sin él, no tenemos los mejores cimientos para crecer.

Marca y propósito

El propósito a nivel personal está más claro porque aporta la referencia a cada persona sobre aquello que de enfocarse, aquel objetivo que marca su recorrido. Está muy relacionado con la marca personal, aquella huella que dejamos cuando no estamos presentes y todo lo que se dice de nosotros, a través de aquello que hacemos y decimos.

Las organizaciones también tienen marca personal, aunque ellas tienen 2: marca corporativa y marca empleadoraEmployer Branding.

Cuando una organización genera una marca, tiene que asumir que está asociada sí o sí a un propósito. Si no lo defines tú que has creado la marca, estás muy cerca de ir a la deriva. La competencia, por no hablar de tu audiencia va a verte mejor que a través de un cristal. El propósito va a ser el que te ayude a conseguir lo que de verdad quieres, no lo subestimes.

¿Cuál es nuestro propósito?

Todos hablan del propósito, de objetivos, pero realmente ¿lo tenemos claro? ¿sabes bien cómo definirlo? La verdadera pregunta ha de ser ¿para qué? ¿para qué estamos aquí? ¿hacemos lo que hacemos? ¿sirve esta organización? ¿para qué ofrecemos lo que ofrecemos?

Responder “ganar dinero” a todo eso indica mucho trabajo por hacer. Todas las empresas han sido creadas para ser rentables, y quien diga lo contrario miente, pero hay muchas maneras de conseguirlo. Cuestiónate cómo lo vas a conseguir tú.

El propósito en una empresa ha de dar respuesta a algo más allá de lo que su fundador o fundadores pretendían por el simple hecho de ganar dinero. Peter Drucker, uno de los grandes de la gestión y cultura empresarial ya dijo en 1953 que “el propósito del negocio no es ganar dinero, sino satisfacer las necesidades y expectativas de los clientes. La consecuencia de satisfacer a los clientes es incrementar el beneficio”.

Sin propósito, nos desconectamos

Un informe de The O.C. Tanner Institute indica que, sin un propósito, las empresas tienen un 39% más de empleados quemados. Si esto no está definido, no tendremos empleados que se puedan sentir identificados y, por lo tanto, comprometidos con él. Se acaba trabajando por inercia y eso acaba agotando. Cuando estamos alineados, trabajamos más motivados. Debemos ayudar a los empleados a ver por qué están con nosotros.

Del mismo informe extraemos que cuando los líderes conectan a las personas con el propósito de la empresa, éstas son un 373% más propensos a tener un fuerte sentido de propósito, un 747% más propensos a estar altamente comprometidos y un 49% menos propensos a quemarse. Realmente cifras que demuestran lo beneficioso que resulta tener un propósito y hacerlo llegar a todo el equipo.

El WHY de Simon Sinek que nos recuerda el por qué de las cosas. Pero un para qué nos lleva un paso más allá, nos recuerda hacia dónde queremos ir y qué sentido tiene todo.

La definición de nuestro propósito como organización, ha de iniciarse en las respuestas a las anteriores preguntas. Inicia el año respondiendo a esas preguntas, tratando de entender para qué quieres lo que quieres y luego ya buscaremos de ponerle acción para dotarle de realidad. Pero de entrada has de entender la base.

Propósito, objetivos y cultura

Ese punto te permitirá definir los objetivos que sean específicos, medibles, ambiciosos, retadores y acotados en el tiempo (SMART). El propósito y los objetivos son una buena entrada a la cultura de una empresa. Lo que queremos conseguir, aquello que hizo que se gestara esa idea que ha dado pie a la empresa, lo que soñamos al empezar. Todas esas ideas y pensamientos tienen que sentar los auténticos cimientos de la cultura.

Esa cultura es la que va a definir a la organización, siempre digo que es como su ADN. Y eso está impregnado desde el inicio por la mente o mentes que han creado la empresa. Por eso es importante que tus pensamientos vayan asociados a aquello que realmente sea tu propósito, porque si no es así, puedes caer en el error de llevar a la empresa hacia un limbo sin rumbo definido.

Si una persona mira dentro de si misma para saber en qué es buena, qué le apasiona realmente, una organización debe mirarse hacia dentro para entender quiénes son los que allí dentro laten, los que la hacen brillar, los que hacen que sea quien es.

Hemos de entender que el propósito es la mezcla entre lo que hacemos bien, lo que nos gusta y lo que se necesita. Encuentra el foco atendiendo a la respuesta de esos tres puntos en tu organización y habrás dado con el propósito de tu organización.

El propósito no solo sirve como punto de salida, tiene la misión de darle sentido a todo cuando las cosas no vayan estupendamente o cuando haya dudas, miedos o incertidumbre. Es el que pone el foco en lo que tiene sentido y quita sombras de lo que nos tiene en situación de inquietud. Así que puedes definir tu marca con el propósito, trabajar en estrategias de atracción y fidelización del talento.

Links de interés

Informe 2020 Global Culture Report – OC Tanner Institute

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Maribel García
Especialista en Employer Branding y asesora de Gestión del Talento en las empresas. Apasionada de la comunicación, las personas y cómo potenciar sus habilidades. Su objetivo es conectar a las personas en su entorno de trabajo.

2 Responses

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


El propósito: punto de partida de la cultura de la organización