Inicio » Marketing » Objetivos Smart: qué son y cómo podemos definirlos

Objetivos Smart: qué son y cómo podemos definirlos

Si trabajas en marketing, los objetivos smart te estarán persiguiendo durante toda tu carrera. Aunque no sea un concepto que únicamente atañe al marketing, es verdad que sí está muy ligado al mismo.

Todas las empresas deberían tener objetivos smart entre sus objetivos. Es más, todas las acciones deberían ser smart y todas las decisiones girar entorno a ellos. ¿Pero claro, qué son los objetivos smart y en qué se diferencian de los objetivos de toda la vida?

Qué son los objetivos smart

Cuando hablamos de la creación de objetivos para la definición de un plan de marketing, plan de empresas o cualquier otro documento que conlleve llegar a un fin específico, podemos crear dichos objetivos de forma smart.

Esto viene siendo hacerlo de una manera en la que tengamos total control y no nos vayamos por las ramas creándolos. SMART es un acrónimo para los siguientes términos que harán que entendáis a la perfección qué significan:

Specific (Específico)

Los objetivos Smart son específicos, es decir, como he comentado antes, no se van por las ramas. Si un objetivo de empresa es que nuestra marca sea reconocida en el mundo, los objetivos de marketing tendrán que girar entorno a versiones más específicas de dicho objetivo.

Deberíamos pensar las diferentes formas de llegar a que la marca “sea reconocida en el mundo”. Podemos pensar que la solución está en darnos a conocer por Redes Sociales, SEO o haciendo spots de publicidad, por ejemplo. La idea es aterrizar la propuesta.

Measurable (Medible)

Este es, para mí, uno de los puntos más importantes la hora de crear objetivos smart: tienen que ser medibles. La mayoría de las empresas pequeñas y medianas que cuentan con un plan de marketing algo estructurado, suelen cometer el error de no especificar cómo deben medirse sus objetivos, es decir, no son smart.

Si seguimos con el anterior ejemplo, sabemos que podemos especificar un objetivo general de “ser reconocidos” en, darnos a conocer en Redes Sociales.

Vamos a ponerle una medición: Crecer en seguidores de Redes sociales un X% y en engagement un Y%. De esta forma podremos saber mejor hacia dónde queremos llegar.

Attainable (Alcanzable)

La siguiente sigla del acrónimo nos dice que nuestros objetivos smart tienen que ser alcanzables. Uno de los errores más comunes a la hora de establecer objetivos es que no sabemos ponerle una medición que realmente podamos alcanzar. Si nos ponemos metas muy difíciles, rara vez llegaremos al objetivo y acabaremos frustrándonos.

Por el contrario, si es demasiado fácil de alcanzar, nuestra productividad bajará. Seguimos con el ejemplo: si decimos que queremos crecer 10 seguidores en las redes sociales, posiblemente lo consigamos muy rápidamente y dejemos de intentar centrarnos en crecer.

Si, por el contrario, decimos que queremos crecer 1 millón de seguidores, nos frustraremos y dejaremos el objetivo sin cumplir. Por tanto, un objetivo smart podría ser: crecer un 15% en Instagram.

Realistic (Realista)

Una de las mayores premisas de los objetivos de cualquier clase es que tengan que ser realistas. Realistas con respecto a los recursos y tecnologías con las que contemos. Sería absurdo decidir tener el objetivo de crecimiento del 15% en Instagram si la empresa no cuenta con un Instagram.

O si ese porcentaje se nos va de las manos en cuanto a números en bruto de seguidores. Tenemos que saber si tenemos a alguna persona dedicada al trabajo como community manager que nos eche un cable para lograrlo o si nos estamos proponiendo un objetivo poco realista.

Time Bound (acotados en el Tiempo)

Esta es otro de los errores más comunes en las empresas que no configuran sus objetivos smart. Dicen que quieren llegar a unos seguidores, especifican la red social, son objetivos alcanzables y medibles, son realistas, pero se les olvida decir para cuándo quieren dichos objetivos cumplidos.

Un objetivo podrá pasar de muy fácilmente alcanzable a muy poco posible de alcanzar si pasamos de intentar cumplirlo en 6 meses a una semana. Por tanto, pensad en cuándo queréis que se lleve a cabo dicho objetivo.

De los objetivos tradicionales a los objetivos SMART

Como hemos visto en el desgranamiento de los acrónimos, los objetivos smart pueden cambiar el rumbo hacia donde se dirigen las estrategias haciendo que estas sean mucho más precisas. Se ha podido convertir un objetivo generalista como “conseguir reconocimiento de marca” en otros mucho más smart: “Crecer en Instagram un 15% de nuestra audiencia en 6 meses”.

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Nimrod Puente

Nimrod Puente

Director del área de Masters de Marketing de IMF Business School. Dedicado al mundo de la comunicación desde que aprendí a hablar y, profesionalmente desde hace más de 10 años. Pasando por ser formador de equipo de ventas de Microsoft a llorar y ser feliz como freelancer haciendo las veces de consultor SEO, SEM y todo lo que tenga que ver con el Marketing Digital. Del posicionamiento orgánico de Google también se sale, ánimo.

One Response

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Objetivos Smart: qué son y cómo podemos definirlos

Los objetivos SMART son una forma fantástica de resumir tu plan de negocio y apuntar directamente a lo que quieres alcanzar.