Inicio » Actualidad » Propósitos, busca autenticidad para el 2022

Propósitos, busca autenticidad para el 2022

Hoy se acaba el año y siempre que llega un momento así, nos ponemos a reflexionar sobre el balance del que se va y empezamos a escribir los nuevos propósitos. Personas y los departamentos de Recursos Humanos buscan estos días, escribir su lista de nuevos retos a conseguir. ¿Ya tienes los tuyos?

Buscando los nuevos propósitos

Parece sencillo, porque cada año nos ponemos con ello. Pero si te paras un momento a pensar, ¿cómo hacemos este ejercicio? A veces las prisas nos persiguen y lo cierto, es que se trata de algo que deberíamos hacer con toda nuestra atención y consciencia. ¿Cómo lo haces tú? ¿Te ha pillado el toro? ¿Los tienes ya escritos?

Ir al gimnasio, dejar de fumar, escribir el libro de una vez, vernos más, perder esos quilitos de más, ser mejor persona… Los típicos propósitos que muchas personas se marcan cada año nuevo. ¿Qué dificultad hay en lograrlos? Hay una serie de factores que te pueden ayudar a la hora de diseñarlos con autenticidad y que te sea mucho más fácil conseguir llegar a final de 2022 y celebrar tus logros. Dicen que menos del 10% de las personas consigue los propósitos marcados. Y alrededor del 12 de enero, la mayoría de ellos ya están por el suelo.

¿Por dónde empezar?

Para que no te paso eso, te recomiendo que, en vez de mirar hacia fuera, en aquello que quieres hacer o lograr, mira hacia dentro. Entiende qué quieres conseguir realmente. En ocasiones podemos confundir un propósito con un puente para algo que sí queremos de verdad. Es decir, pregúntate para qué quieres lograr eso. Esta pregunta es muy poderosa, porque te ayuda a conocerte mucho mejor y a alinear precisamente esos propósitos de forma auténtica. Si tus propósitos están acercándote a la vida que tú quieres vivir, es un buen punto de partida.

Escúchate bien, no decidas aquello que crees que debes hacer. De hecho, si eres sincero contigo mismo, sabrás de verdad si quieres ir al gimnasio, o es aquel puente que crees que has de cruzar para tener el cuerpo que te han dicho que debes tener. Si es lo que quieres de verdad, lo sentirás. Escúchate a ti, no te dejes llevar por lo que otros querrían.

Sé realista

Pero la clave está en ser realista, es decir, no escribas propósitos que no sean alcanzables por ti, no porque no seas capaz, sino porque no estén realmente alineados contigo. Si un propósito te añade presión o cargas a tu mente, no va a ser un objetivo motivante, sino que te arrastrará. Y al final, será algo que te pesará y te sentirás frustrado.

Para que sea realista define algo y ponte un foco grande de manera que puedas filetearlo en objetivos más pequeños y puedas repartirte el año en pasitos que sí sientes que puedas conseguir. Pocos, pero bien enfocados.

Pásatelo bien

Los propósitos no deben ser castigos. Esto tiene que ser algo que, durante todo el año, te genere buena energía. Por lo menos, que estés motivado para llevarlo a cabo. Sabemos que hay muchos objetivos marcados por lo que “debemos”, pero eso siempre está ligado a un esfuerzo y un sacrificio. Estas son las cosas que, muchas veces, nos impiden disfrutar. No te olvides, que a la hora de diseñar tus objetivos para el 2022, debes incluir pasártelo bien. Así esto te ayudará a definirlos mucho mejor, más alineados con lo que de verdad quieres y deseas. Mirar un objetivo solo en su global y final, puede abrumarte y no facilitarte el ir a por él. Puede ser frustrante y que decaigas a medio camino.  Si disfrutas, tienes muchas más posibilidades de llegar al final.

Acepta el camino

El objetivo se cumple al final. Eso quiere decir que, hay un recorrido y que no siempre tiene por qué ser fácil. En ocasiones habrá caídas o deslices. Perdónate, mira atrás y asume todo el camino ya construido. Tirar la toalla cuando se tiene miedo, es una opción, pero ahí puede que la frustración de no haberlo logrado nos haga sentir mucho peor. No podemos pretender hacer un camino de rosas, fácil y donde no exista el error. De hecho, eso es prácticamente imposible. Así que, si te has marcado unos propósitos y caes en algún momento, acepta que eso también puede ayudarte y sigue adelante.

Es momento de que veas para qué empezaste esto. Disfrutar mentalmente del final, del logro conseguido, de lo que quieres alcanzar, puede ayudarte. Mira lo que ya has logrado, aunque sea pequeño, es positivo, nos ayuda e impulsa y nuestra motivación se enchufa de nuevo.

Este 2022 céntrate en ti, en todas aquellas cosas que te motivan, pero que te instan a salir de esa zona en la que no te mueves. Más que zona de confort, me gusta llamarla zona de inacción. Y ahí, rara es la vez que nace algo bueno. Sal mejor a la zona de acción, la zona de impulso, para poner en marcha esos propósitos, que harán de ti una persona mejor.

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Especialista en Employer Branding y asesora de Gestión del Talento en las empresas. Apasionada de la comunicación, las personas y cómo potenciar sus habilidades. Su objetivo es conectar a las personas en su entorno de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Propósitos, busca autenticidad para el 2022