Inicio » Capital Humano » Cómo van a ser los equipos del futuro

Cómo van a ser los equipos del futuro

Mirando hacia atrás y entendiendo hacia donde vamos, podemos desde Recursos Humanos, trabajar mejor para adaptarnos a entornos en los que los equipos del futuro no solo encajen mejor. Entender cómo van a ser, qué necesitan y qué clase de piezas clave son en la organización, supondrá la supervivencia de las organizaciones.

Necesidades básicas vs aporte y sentido en los equipos

Las estrategias de una organización se ponen en marcha a través de sus personas y sus equipos. La dificultad se nos presenta ante la divergencia que hay entre lo que se espera por parte de negocio, y la experiencia de los equipos. Pero, por el contrario, se pueden convertir en una ventaja competitiva cuando los equipos piensan y actúan de manera alineada con la organización, es decir cuando conectan. Aceptar los procesos de transformación desde el interior, provoca una fuerte cohesión, porque lo que se dice, se practica.

Comunicar lo que se desea, es lo fácil. Pero debemos entender que no es suficiente. Si no lo tenemos integrado en nuestra cultura, no acabará siendo real y por tanto, los equipos no lo pondrán en práctica. El cambio cultural es la esencia para impulsar la conexión con los equipos. No es casual que haya tantos autores y expertos que llevan más de 20 años hablando de cómo los valores y la transformación cultural tienen que poner a la persona en el centro para impulsar el negocio. Las mejores empresas al final son las que entienden la importancia de los vínculos con las personas.

Si nos fijamos en cómo hemos gestionado equipos en las últimas décadas, nos damos cuenta de factores que, aunque hoy en día siguen muy instalados en muchas organizaciones, son realmente caducos. Se ordenaba, se marcaban unas pautas y se cumplían. Lo que importaba, estaba lejos de las personas: el rendimiento puro y duro. Colocar a las personas en el centro implica que el equipo, además de rendir, logra unos resultados aportando más valor y marca una diferencia. Consecuencia: ahora no solo buscamos que se rinda, sino que haya engagement.

Transformación de organizaciones, de personas

Las organizaciones que no saben adaptarse a los nuevos entornos, siguen en estrategias que no consiguen equipos cohesionados. Les cuesta no solo conectar con los empleados sino ser incapaces de atraer talento que se pueda comprometer. Son empresas que consideran que el empleado viene a cubrir unas necesidades de supervivencia o de pertenencia o de autoestima.

Las organizaciones del futuro no entienden el perseguir a los equipos para que se cumplan unos objetivos. Se trata de trabajar con equipos autoregulados, como células independientes que funcionan de forma más independiente. Son organizaciones dinámicas y vivas que saben adaptarse. Los empleados aquí tienen una necesidad superior, tiene que tener sentido lo que hacen, por lo tanto, ya no vale el cubrir las necesidades básicas. Contribuye conectando con el propósito de la empresa, aportando verdadero valor.

Es evidente que cuando hablamos de transformación de las organizaciones, estamos hablando de transformación de personas. Y eso se consigue entendiendo cómo son las personas que están dentro para poder implicarles mucho más. De manera que no tengamos equipos que simplemente necesitan cubrir esas necesidades básicas, sino de formar parte algo más, de que hacer lo que hacen, tiene un verdadero sentido. Que aportan valor marcando la diferencia. Estos son los equipos del futuro.

En función de cómo sea la organización los equipos van a poder adaptarse mejor o no. Si la organización es inclusiva y entiende cómo impulsar los cambios a través de sus personas, será competitiva y tendrá equipos con confianza, compromiso y productivos. Si no es así, los equipos mostrarán más estrés, desconfianza hacia la propia organización, todo es trabajado desde el miedo y la prudencia, porque se valoran necesidades básicas que se temen perder. En este margen podemos encontrar organizaciones de alto rendimiento o las tóxicas con equipos reactivos.

Si estamos al servicio de la organización para dar, ayudar, transformar, contamos con equipos que van a aportar verdadero valor. Pero si mi vinculo con la organización es, al contrario, es decir a conseguir algo en beneficio propio y no a aportar, no sabremos adaptarnos a las nuevas necesidades y entornos. Debemos avanzar de los suficiente hasta ahora a lo excelente internamente.

¿Cómo son los equipos del futuro?

Entender los cambios que vamos viviendo integran el avance de la tecnología. Pero, aunque las empresas van a necesitar equipos con unas habilidades digitales, es ya clave que exista conexión entre la Marca Personal del individuo y la Marca Empleadora de la organización. Cada persona ha de capacitarse, formarse constantemente en habilidades que van a ser un mix entre técnicas y soft skills. Cada vez es más evidente la importancia de entender al profesional ligado a la persona indivisiblemente.

Los equipos del futuro hacen suya la transformación constante de la organización. Se implican en la evolución para poder asumir los diferentes retos que van surgiendo. De esta manera es más fácil alinear las necesidades de los equipos y los objetivos de la organización.

Avanzarse escuchando

Ser capaces de avanzarse a los cambios que no dejan de venir que hacen que las competencias tengan que modificarse. Ir respondiendo a las nuevas necesidades va a ser esencial en los equipos del futuro. Escuchar al entorno, abrir la mente y detectar lo que está cambiando para ser capaces de predecir.

Formación para desarrollar habilidades

Escuchada la necesidad los equipos deben establecer estrategias internas de aprendizaje que permitan afrontar los nuevos retos planteados. Quedarse con lo conocido va a ser insuficiente porque lo antiguo no soluciona la nueva situación. Es vital que se integre la formación constante como parte de la misma transformación.

Comunicación interna

No hay organización que se mantenga con éxito sin una buena comunicación interna. Es esencial que los equipos puedan establecer estrategias de comunicación ágil para poder definir las mejores sinergias con las diferentes áreas. Mejor funciona un equipo, mayor crecimiento en la compañía.

Tenemos que quedarnos con la esencia de los equipos del futuro: aportar valor, cambio integrado y transformación y habilidad para funcionar en entornos digitales. ¿Están vuestras organizaciones preparadas para los equipos del futuro?

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Especialista en Employer Branding y asesora de Gestión del Talento en las empresas. Apasionada de la comunicación, las personas y cómo potenciar sus habilidades. Su objetivo es conectar a las personas en su entorno de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Cómo van a ser los equipos del futuro