Inicio » Actualidad » El futuro del trabajo, ¿para cuándo está prevista su llegada?

El futuro del trabajo, ¿para cuándo está prevista su llegada?

Llevamos años hablando del futuro del trabajo. Pero ese futuro ¿se hará realidad algún día? O ¿es una forma de hablar? El futuro es algo que está por venir, de acuerdo, y ahí podemos meter de todo. Pero en Recursos Humanos tenemos que sentar unas bases para dejar de mirar hacia delante simplemente para lanzar al futuro lo que debería ser presente.

¿Cuándo está prevista la llegada del futuro?

Mirar al futuro nos puede ayudar a visualizar, por un lado, qué se está gestando y por otro, de qué manera vamos a incidir nosotros en él. El futuro es todo aquello que se prevé a partir de mañana, pero parece que para algunos ese futuro llegará en unos años, y para otros es aquello que está a la vuelta de la esquina.

Cuando hablamos de términos subjetivos, cada uno ve la realidad desde sus gafas. Leo y escucho cosas sobre el futuro del trabajo publicadas desde el 2005. Cierto es que en 15 años las cosas ya han ido cambiando, y seguramente que nadie vaticinó que la cosa cambiaría en cuestión de meses. Y los acontecimientos que vamos viviendo nos van transformando precisamente nuestra propia concepción del futuro.

Vamos, que lo que ayer era el futuro del trabajo, es lo que está pasando ahora, lo que estamos viviendo estos días. Y nuestra idea del futuro del trabajo ya está proyectada, y cada día irá modelándose en función de lo que vayamos experimentando.

Claves del futuro del trabajo

Los cambios tecnológicos, la forma en la que producimos, la manera de relacionarnos y de gestionar a los equipos y transformarles, provoca eliminar viejas fórmulas. Significa ver a las empresas con otra mirada, con la mentalidad abierta para aceptar hacer las cosas de otra forma. Significa eliminar la manera de trabajar como conocíamos, implica aceptar que probablemente nos veamos rodeados de robots, de drones y de Inteligencia Artificial.

Mirada abierta

¿Eso es malo? Según tu mirada. Podemos entender que lo que teníamos era lo mejor y que los robots van a ser como el demonio que todo lo destruye. Pero entender los cambios, significa aceptar que algunas profesiones pueden desaparecer porque ya no son necesarias y que nuevas aparecerán. Las películas nos han mostrado un mundo de ciencia ficción que no es en realidad como vivimos, pero tememos a lo desconocido y hay que aceptar las ventajas de todo lo nuevo.

Tecnología y legislación

Los robots van a quitar el trabajo del ser humano. Es una de las frases que más vienen a la mente cuando hablamos del futuro del trabajo. Esa mentalidad es la que nos va a ayudar a visualizar ese futuro de una forma más constructiva o destructiva. Muchas cosas están cambiando respecto a cómo interactuamos con la tecnología. Porque si antiguamente no era necesario una regulación sobre, por ejemplo, la publicidad con sus consumidores, y se tuvo que hacer, llegará la hora de revisar la legislación sobre cómo la tecnología impacta en nuestras vidas.

Automatización

Una de las claves es la automatización de muchos procesos que hasta ahora funcionaban de una manera manual. Las personas podían tardar un determinado tiempo en llevar a cabo una función, pero la automatización puede eliminar esa barrera, con lo que puede verse como una amenaza para el trabajador. La idea es veamos el futuro del trabajo con la siguiente perspectiva: no se trata de “yo hago esto, si una máquina lo hace por mí, me quedo sin trabajo”. Se trata de decir “tardo una eternidad, la máquina puede hacerlo por mí, podré aportar valor en aquellas áreas donde hasta ahora no he podido”.

Inclusividad

Poder centrarnos en aquello que nos haga poner en valor nuestro aporte como seres humanos, nos va a permitir trabajar en aspectos más inclusivos. Podremos pensar de forma más “humana”. Esto puede sonar absurdo, pero si nos fijamos, en realidad hemos sido humanos trabajando como máquinas en muchos procesos. Es el momento de poner a la persona en el centro, y trabajar en organizaciones más inclusivas, más humanas, más igualitarias y sostenibles.

Vida personal + Vida profesional

La persona ha entendido que la división genera conflicto. En las organizaciones se ha de fomentar que la persona va por delante y que, por tanto, las necesidades como persona han de ser escuchadas por la empresa. El futuro del trabajo debe incluir tener en cuenta la seguridad del empleado, no solo física llevando a cabo sus funciones, sino emocional y social.

Formación continua

El mundo cambia, nuestra forma de aprender ha de ir acorde. El desarrollo de las personas que forman parte de las organizaciones debe estar en la estrategia principal, porque es lo que impulsará de verdad al negocio. Estamos viviendo transformación a marchas forzadas en este terreno y debemos acoger estas vías de adquisición del conocimiento. Upskilling, reskilling, elearnability, son conceptos cada vez más integrados.

Hacer las cosas igual que siempre ante tendencias tan cambiantes, es quedarnos atrás y perder el tren. El futuro del trabajo no es futuro, es presente para que el verdadero futuro del trabajo sea algo mucho más innovador y acorde con las necesidades de cada momento.

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Especialista en Employer Branding y asesora de Gestión del Talento en las empresas. Apasionada de la comunicación, las personas y cómo potenciar sus habilidades. Su objetivo es conectar a las personas en su entorno de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


El futuro del trabajo, ¿para cuándo está prevista su llegada?