Inicio » Formación » Formación continua, clave para el futuro

Formación continua, clave para el futuro

Tanto si estás leyendo esto como persona que está en búsqueda de empleo, como si formas parte del área de Recursos Humanos de una organización, este título está dedicado a ti. Porque la formación continua es importante para todas las personas que quieren sentirse satisfechas en su trabajo, ser productivas y aportar.

¿Formación continua?

Es formación continua porque no dejamos de aprender, porque los cambios no paran tampoco, así que debemos constantemente adquirir nuevos conocimientos, nuevos procedimientos, nuevas fórmulas. ¿De qué manera tener más opciones, más alternativas, ser más útiles y rentables?

De esta manera, las empresas que buscan ser competitivas, ágiles y evolucionar, no pueden olvidar la formación continua de sus equipos, ya que el hecho de facilitarles la adquisición de nuevos conocimientos hará que sean mejores en sus trabajos.

Define qué plan necesitas

Ahora no es cuestión de que en la organización os pongáis a dar cursos de lo que sea a todo el mundo. Eso no tiene ningún propósito y te hará perder tiempo y dinero. La idea es establecer tu estrategia en función de tus objetivos. Ahí es donde verás qué necesitas, qué talento tienes dentro de la empresa, y qué facilitarles para llegar a lo que buscas.

Planifica y organiza aquella formación continua que puede ser realmente útil. Identifica qué necesidades existen, es decir ¿para qué vas a ofrecer un curso de gestión de un programa concreto si prácticamente nadie lo va a utilizar? Debes enfocarte en aquello que va a ser aprovechado y que se necesita de verdad. Quizás debes preparar a tus líderes para gestionar a los equipos en su vuelta a la oficina, en la gestión de las emociones en situaciones de crisis, a adaptarse tecnológicamente, etc.

Organizaciones que evolucionan con sus personas

Aprender constantemente significa que durante toda tu vida estás mejorando, estás aportando para que puedas ser más útil, integrar más conocimientos y de esa manera tener más opciones si llega una situación a resolver.

De esta manera estás dándole a los empleados recursos para poder adaptarse mejor, para poder gestionar mejor, para poder ayudarte mejor. Si en este mundo se hablar de metodologías agile, de design thinking, de employer branding, de inbound recruitement, etc, no solo es importante saber qué significa cada cosa y aprenderla. Esos conocimientos aportan mucho más, te permiten desarrollar competencias técnicas y transversales. Doble premio.

La tecnología ya forma parte de nuestro día a día y está facilitando muchos procesos, motivo por el que la formación continua debe estar más integrada que nunca en las empresas. Digamos que un abogado que no siga aprendiendo, quedará obsoleto, porque hoy en día son necesarias muchas más habilidades que las que aprendió en el inicio de su carrera profesional y académica. Y el cambio como sabemos, no va a irse.

Tú ganas, todos ganamos

Cuando estamos en modo formación continua, es inevitable que adquiramos no solo el conocimiento técnico. Se ganan habilidades que están relacionadas con nuestro día a día y eso mejora nuestra implicación, por lo tanto, estamos más motivados y satisfechos.

Si una organización invierte en sus personas, si las ayuda a crecer, a evolucionar, demuestra que sí trabaja para que haya una estrategia de “la persona en el centro”. Esto hace que los empleados se sientan orgullosos de la empresa en la que trabajan, y mejora su confianza hacia ella. Se participa mucho más cuando sentimos ese vínculo y aportamos mejor.

No solo se gana en competencias para el empleado (que devuelven a la organización), sino que se evitan desajustes entre lo que cada empleado hace y lo que se espera y sobre todo, podemos evitar errores o accidentes de trabajo si las personas saben cómo desarrollar bien su trabajo. Con la formación continua, estamos reforzando lo que saben y su efectividad.

De esta manera se mejora la cohesión y el sentimiento de pertenencia porque estamos reforzando la cultura y los valores de la organización. Por supuesto, esto es un impacto muy positivo en el employer branding, porque se está atrayendo también al talento que necesitamos.

¿Qué organización, qué tipo de persona decides ser?

Apostar por la formación continua dentro de la organización, hará que forme parte de la EVP (Propuesta de Valor al Empleado) algo que puede ser muy beneficios para ambos. Estarás ofreciendo el derecho al aprendizaje de forma habitual, algo que para esa empresa es importante.

Decidir evolucionar, implica aprender de forma recurrente. Y si quieres a los mejores en tu barco, también debes darle la oportunidad de que sigan creciendo y decidan si es contigo que quieren seguir haciéndolo.

Ser competitivos y ofrecer al mundo, un entorno mucho más rico, con más conocimiento, con más recursos hace que proporcionemos organizaciones con una sinergia mayor entre las personas y el resto del mundo. Invertir en las capacidades de las personas, es construir un futuro mejor.

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Especialista en Employer Branding y asesora de Gestión del Talento en las empresas. Apasionada de la comunicación, las personas y cómo potenciar sus habilidades. Su objetivo es conectar a las personas en su entorno de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Formación continua, clave para el futuro