Inicio » Búsqueda de empleo » Esconder la vulnerabilidad: el gran error en la búsqueda de trabajo

Esconder la vulnerabilidad: el gran error en la búsqueda de trabajo

Nos han enseñado que para buscar trabajo no podemos mostrar nuestra debilidad, nuestra vulnerabilidad. Recursos Humanos quiere descubrir candidatos llenos de fortalezas y no ver miedos ni dudas. Pues te aseguro que todo eso es un error. Mostrarnos, es una de las mejores ventajas que vas a tener si estás en la búsqueda de un nuevo proyecto, y te voy a contar por qué.

¿Vulnerabilidad? Uy…

Lo que nos hace abrirnos y mostrarnos de verdad, nos asusta. Hemos aprendido a ponernos nuestro mejor traje, esos tacones que nos ponemos en ocasiones y a aprendernos nuestro CV, nuestras virtudes y aquellas cositas que aun no siendo lo mejor de nosotros, que sí lo parezca.

Maquillar no solo nuestro CV sino todo lo que queremos mostrar en la entrevista de trabajo, es algo habitual, pero no por ello la mejor opción. La vulnerabilidad nos aporta algo que, de ocultarla, perdemos.

Cuando conocemos a alguien queremos que haya sinceridad, que confíe en nosotros, que sea honesto y que no nos oculte la verdad. Pero ¿qué hay de nosotros mismos? La verdad no siempre es fácil, y parece que, en ese caso nos obligan a meterla en un cajón y disfrazarnos de algo que parece ser más fuerte.

Tu vulnerabilidad es tu fortaleza

Cuando toca trabajar tu CV, tu empleabilidad y mejorar tus posibilidades frente a otros candidatos, empiezan a surgir emociones que nos pueden hacer tomar unas u otras decisiones. Trabajar el CV o tu marca personal es un paso que ya deberías haber trabajado antes de que llegue el momento de la entrevista, momento clave, porque ahí se produce el primer encuentro de verdad.

Y ahí entran los miedos. Es como si la vulnerabilidad que haría que nos vieran como somos, fuera lo contrario a algo bueno. Hace que parezca una debilidad, pero en realidad es toda una fortaleza. Mostrarse vulnerable dista mucho de ser alguien débil o flojo, ya que lo que estamos diciendo es que, el nivel de exposición emocional que dejamos ver es elevado y que, aunque pueda asociarse a una sensibilidad que nos aleje del objetivo, es ser conscientes de lo que sentimos y de que conectamos con ello.

Seguramente te confunde la idea de pensar en que eso te hace parecer fuerte cuando seguramente te sientes confuso, o dudoso o sensible emocionalmente. Pero lo cierto es que cuando nos damos cuenta de algo que nos hace sentir y lo queremos ocultar con muestras de fortaleza impuesta, distorsionamos la realidad. La mayoría de las veces es el miedo quien nos hace actuar así. Piénsalo. Es el miedo a lo que pensarán de ti, a que no te acepten, a que te rechacen.

Funcionamos con expectativas y eso nos hace ponernos esas caretas. Pero conectar con tu vulnerabilidad te hará conectar con ella y ser realmente fuerte.

¿Seleccionar a alguien no sensible?

¿Qué es ser fuerte para ti? ¿No mostrar tristeza si algo fuerte o muy duro acaba de suceder? Si algo desagradable o realmente grave sucede, ¿quién puede quedar impasible simplemente porque estamos en una entrevista de trabajo y eso no puede afectarnos? La vulnerabilidad aparece porque nos muestra qué nos duele, y donde debemos poner atención para curarnos. Sin más. No es cuestión de meter esa sensibilidad en una caja y decirle que no es momento de salir. ¿Ser fuerte es mostrarse frío, como si no te afectara?

En un proceso de selección se tienen en cuenta muchos aspectos para poder determinar quien es el candidato escogido. Competencias técnicas, requisitos y funciones que va a saber llevar a cabo, pero las soft skills son esas competencias transversales que nos muestran algo más profundo de la persona y que nos ayuda a entender muchas cosas.

La vulnerabilidad parece que no entraba aquí, pero cuando estamos en una situación tensa, como un muro, donde puede haber tensión, ella nos hace romper las corazas y conectar con los que tenemos delante de una forma que no habría pasado obviándola. Las conexiones con las personas no suceden en la lejanía, mirando un CV o haciendo preguntas sin más interés que el de repetir lo que está en el trozo de papel.

Conectamos cuando nos miramos de verdad. Y para eso necesitas vulnerabilidad. Porque ella enseña a sentir, a ser consciente de lo que te sucede emocionalmente y a entenderlo.

Cuando se selecciona a alguien, necesitamos saber quién es, porque si lo que vemos, nos gusta y lo contratamos, lo vamos a querer ver todos los días. La vulnerabilidad nos acerca a la confianza, que es una de las claves para una buena relación. ¿Quién va a querer trabajar con alguien que no sabe en realidad cómo es?

Competencias que rompen muros

“Dime algo que te gustaría mejorar de ti mismo” o “cuéntame un defecto”, son aquellas preguntas que se hacen en una entrevista de trabajo tan temidas. Tratar de buscar lo que quiere oír el otro, es un error. Primero porque están hartos de escuchar las mismas respuestas y segundo porque no hay una respuesta correcta. Ser uno mismo, nos deja fuera de cometer errores que se escapen de la honestidad y nuestra verdad. No eres perfecto y tratar de mostrarte así será el error, porque te descubrirá inseguro. No es cuestión de que lloriquees pero ¿quién no ha tenido miedo? Reconocerlo y mostrarte así, no te hará menos apto. Te mostrará alguien que ante cualquier situación, no se esconderá mostrando fortalezas por la imagen que eso te pueda causar, y buscará la verdad.

Cuando nos damos cuenta de la humanidad que tenemos delante nuestro, se rompen esas barreras que han impedido ver al candidato como una persona humana, que puede haberse equivocado, tener errores en su vida, haber sufrido y no tener todo lo que se requiere, pero que quizás tiene otras cosas que te muestra con habilidades que ni sabías lo mucho que podían aportar a tu organización.

No gastes energía en cubrir tu vulnerabilidad, como si ésta fuera una debilidad. Tu verdad te acercará a todo aquello que deseas. Mostrarse débil, sensible te hará ser alguien que reconoce sus emociones y que no tiene miedo a enseñarlas, competencias muy valoradas en líderes, personas que han de gestionar equipos, que necesitan empatizar, y te hará ser alguien que acepta, reconoce y apoya con más facilidad. Las personas no suelen mostrar sus errores, aquello que les puede hacer empequeñecer, pero hacerlo te hace romper esos muros, y quien comparte sus debilidades hace que los demás les acepten con una facilidad que no harían de otra forma.

Endurecerte para no sentir lo malo, te hará llegar a no sentir tampoco lo bueno, abraza la vulnerabilidad.

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Maribel García
Especialista en Employer Branding y asesora de Gestión del Talento en las empresas. Apasionada de la comunicación, las personas y cómo potenciar sus habilidades. Su objetivo es conectar a las personas en su entorno de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Esconder la vulnerabilidad: el gran error en la búsqueda de trabajo