Inicio » Gestión Talento » Cómo aumentar el rendimiento laboral

Cómo aumentar el rendimiento laboral

Ya he comentado muchas veces que rendimiento ha de ir vinculado a algo más que un salario y unas funciones bien definidas. Una de las cosas que preocupa más a Recursos Humanos es precisamente cómo hacer que las personas rindan sintiéndose comprometidas y en un entorno de bienestar.

Cultura de bienestar para mejorar el rendimiento

Las organizaciones que tienen integrada esa cultura del bienestar entre su equipo son las que pueden dar muestra de cómo el rendimiento mejora. Los vínculos entre la organización y las personas que hay dentro de ellas son más fuertes, y es evidente que cuando una persona se siente a gusto, no solo haciendo lo que hace sino donde, rinde más.

Las empresas deben buscar como objetivo principal que las personas estén comprometidas, no que rindan más. Porque el rendimiento ha de ser la consecuencia, no el fin. Eso es como hacer que alguien sea feliz, pero sin entender que lo importante es lo que le haces sentir para que sea feliz.

En la cultura de las empresas debemos trabajar la cohesión, una clara comunicación interna, integrar a los equipos e impulsar esas mejoras que hacen que al final, el rendimiento mejore. Pero hay que entender que, si nos enfocamos en ganar rendimiento, nos equivocamos. Nuestro foco ha de ser pensar en las personas, conseguir su bienestar, generar colaboración y así ganaremos en implicación y compromiso, por lo tanto, en rendimiento.

¿Cómo ganar en rendimiento?

Empoderar

Si tú implicas a alguien en un proyecto, le estás empoderando, le estás implicando. Eso va unido a un mayor compromiso, porque la persona se siente integrada en el mismo, de manera que su colaboración y participación aumentan. El rendimiento no va implícitamente relacionado, pero parto de la base que esa persona tiene las competencias técnicas para llevar a cabo con éxito sus funciones. El resto, sí que está garantizado.

Objetivos definidos

No podemos pedirle a alguien que rinda, cuando no tiene claro dónde ha de llegar. Lo primero que debe tener claro un empleado, es cuál es su objetivo. ¿Qué quieres que haga? ¿De qué manera? ¿Cuándo lo necesitas? Explícale cuáles son los objetivos reales que necesitas y dale libertad para llegar a ello. No es cuestión de que le digas lo que tiene que hacer, eso ya lo debería tener claro él, pero sí debes enfocarte en lo que tú quieres conseguir a través suyo. Y eso lo debe tener cristalino, para poder disponer de las diferentes alternativas y tomar la decisión de escoger la que mejor le sirva para poder conseguirlo.

Cuida y acércate a las personas

Una persona cuando se siente apreciada, escuchada, mejora su estado de ánimo, y la relación se fortalece. Trabajar en la reducción del estrés, de todo aquello que ayude en su salud psicológica le beneficia, y en consecuencia, le beneficia a la empresa con su rendimiento.

Entornos saludables

Cuidar a las personas, también implica cuidar el espacio en el que están. No es lo mismo darlo todo en un cubículo sin luz y repleto de papeles, que hacerlo en un espacio con luz natural, con cómodos equipos que fomenten ese buscado rendimiento.

Clara comunicación

Si no existe confianza, no puedes pedir rendimiento. Se trata de una ecuación simple y básica, con una comunicación abierta y transparente, los empleados están al corriente de lo que pasa, de hacia donde se quiere ir, de cómo se pretende conseguir y ellos son la clave para lograrlo. Así que te conviene tener a tu equipo en el mismo barco, y eso conlleva no funcionar con dos niveles de información. Da feedback y transmite confianza, comunica lo que va bien y lo que no también para que se pueda mejorar.

Clima laboral

No te enfoques en los resultados, como te digo el camino es la clave. Y un punto muy importante es el clima laboral. Haz que los equipos se sientan cohesionados, busca conocer de qué manera trabajan más cómodos, potencia aquellas iniciativas que generan satisfacción y rebajan las tensiones. Eso hará que estén más relajados y puedan enfocarse mejor, el rendimiento llegará.

Employer Branding

Se trata de que apuestes por una PVE (Propuesta de Valor al Empleado) potente, que te diferencia y aporte ese valor a tus empleados, que les haga tener muy claro, por qué siguen contigo. Habla de todo aquello que os vincula y os une, los valores, y todo aquello que ofreces para mejorar su experiencia. Desde flexibilidad horaria, a fiesta el día de su cumpleaños, a tener Spotify premium, o disponer de guardería, una propia banda de rock en la empresa o charlas y talleres. Cuenta lo que hacéis para que el equipo que se sienta identificado, pueda participar y así ganar en rendimiento.

No importa cuan grande o pequeña sea tu organización, la clave está en cómo cuidas tus relaciones, cómo gestionas el entorno y a las personas que tienes dentro de ella. Tener el mejor rendimiento de todas ellas es la consecuencia de que tengas un vínculo con ellas.

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Especialista en Employer Branding y asesora de Gestión del Talento en las empresas. Apasionada de la comunicación, las personas y cómo potenciar sus habilidades. Su objetivo es conectar a las personas en su entorno de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Cómo aumentar el rendimiento laboral