Inicio » Selección de personal » ¿Cómo saber si recomendar a un amigo para trabajar en tu organización?

¿Cómo saber si recomendar a un amigo para trabajar en tu organización?

Mucho se habla de los embajadores de marca y de la atracción de talento. Pero aun siéndolo, ¿cómo saber si puedes recomendar a un amigo para que trabaje contigo en la misma organización? ¿Te has encontrado con tal situación? En Recursos Humanos se frotan las manos cada vez que alguien de la organización les ayuda con los procesos de selección. Pero no todos les encajan, descubre cómo y cuándo recomendar a alguien.

Ofertas que no se hacen públicas

Se sabe que más de 75% de las ofertas de trabajo no se llegan a publicar. En la mayoría de las ocasiones, al aparecer la necesidad se recurren a otras vías antes de la oferta. Una de ellas es buscar internamente el poder cubrir esa vacante. Dentro de la compañía existe mucho talento, y a veces, es interesante echar un vistazo para ver si alguien de dentro puede hacerlo.

Si en tu organización tienen un mapa de talento, les será más fácil identificar qué personas podrían encajarles en la nueva posición.

Recomendar a alguien

Otra de las opciones antes de llegar a publicar la necesidad, es compartirla con el equipo. De esa manera podemos trasladarles la necesidad y ellos pueden averiguar en su círculo de contactos, si hay alguien que pueda servir.

Hay personas que son lo que yo llamo “personas pegamento”. Tienen la capacidad de ver aquella persona perfecta para encajar con otra o con un puesto de trabajo. Conectan ambas partes de forma natural, por eso actúan como el mejor pegamento. Recomendar a un amigo es algo que se está volviendo habitual, porque nadie mejor que los empleados para conocer ambas partes: cultura y el talento externo.

Red de contactos

Para poder recomendar a alguien es esencial que tengas una buena red de contactos, haz networking. Tu familia y amigos pueden ser recomendados, pero cuantas más personas conozcas, más posibilidades tienes. Se trata de cuidar las relaciones para posibles necesidades que te plantee la organización. Conocer la empresa y conocer personas, es lo que te hará mejor nexo. Piensa que cuando tú ayudas, los demás te recuerdan mejor y nunca sabes cuándo podrás necesitar su ayuda.

Qué debes saber antes

Antes de lanzarte a recomendar, debes tener en cuenta que unes dos partes en las que tú estás participando, tu amigo es una relación personal y la organización es el lugar donde trabajas. Ten en cuenta algunas cosas importantes antes de recomendar.

Amigos en cualquier circunstancia

Ser amigos es una cosa, pero trabajar juntos puede transformar vuestra relación. Antes de recomendar a nadie para trabajar en la empresa que estás, es importante que analices si el vínculo que tenéis puede verse perjudicado o no. El primer paso es comprobar que podéis trabajar juntos y seguir teniendo la misma relación. Tampoco es lo mismo que estéis en el mismo equipo, en áreas distintas o incluso que llegues a ser su responsable directo o al revés. La clave es la confianza y la comunicación, pero vuestro tipo de relación determinará si puedes dar ese paso o no.

Confías en esa persona

Recomendar a alguien es en cierta medida arriesgar tu reputación dentro de la organización. Si en Recursos Humanos te escuchan a la hora de recomendarles a alguien y sale mal, posiblemente no vuelvan a fiarse de tu criterio en el futuro. Es importante que sepas bien a qué persona puedes o no recomendar, por eso la confianza y el conocerle bien es clave. Sería interesante que puedas explicar a RRHH el tipo de relación que tienes y dejar claro hasta donde sabes tú para evitarte problemas que otra persona pueda causar. Pero desde luego, ten claro a quien vas a recomendar.

Encaja en el puesto

Que os llevéis muy bien está genial, pero el primer punto para recomendar a alguien es confirmar que posee las competencias, tanto técnicas como transversales para ocupar la vacante en cuestión. Además de cubrir los mínimos, asegúrate de que aporta valor a la organización. Recomendar a alguien es decirle a tu organización que tienes a alguien que tiene todo lo que ellos necesitan.

La idea es no marearles y no hacerles perder el tiempo con personas que podrían entrar en el proceso de otra manera, sin que tengan que descartar por no encajarles. Tú ya les haces parte del filtro, así que eso debes tenerlo claro.

Conecta con la cultura

Una vez cumple con los requisitos, es muy importante que valides que se entenderá con la forma de trabajar de la empresa. Existe una cultura en cada organización y tú la conoces bien, trata de ver si tu amigo conectará con ella. Transmítele qué significa para ti trabajar allí, qué te gusta y qué valores. Para esto, algo que te puede ayudar es sin duda la EVP (Propuesta de Valor al Empleado) que seguro que conoces perfectamente. En ella verás claramente qué le importa y valora más tu amigo.

Si conoces bien a esa persona, seguro que adivinas qué aspectos podría valorar también de la empresa, qué le motiva, qué le sería más atractivo de la organización y puedes deducir si podría adaptarse bien al equipo. Es otro de los importantes filtros que les aportas a RRHH, a la hora de recomendar a alguien. Se trata de ver si de forma natural, ves a tu amigo por allí trabajando. Hay personas que conectan más en algunos lugares que en otros.

Ya ves que recomendar a un amigo puede ser un punto para ti en la organización, o no. Debes valorar bien a la persona y trata de encontrar esos puntos en común que puede tener. Su experiencia ha de ser buena, igual que ha de ser productivo para la empresa. Pero también puede ser útil para ti, tu reputación y el valor que aportas a la compañía. ¿Has recomendado alguna vez a un amigo?

Formación Relacionada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


¿Cómo saber si recomendar a un amigo para trabajar en tu organización?