Inicio » Actualidad » ¿Cuál sería el salario ideal para un empleado?

¿Cuál sería el salario ideal para un empleado?

Cuando hablamos de dinero, entramos en arenas movedizas. Hay quien habla, hay quien no. El salario ideal es algo que no está definido, pero desde Recursos Humanos se debería buscar el equilibrio entre el talento ofrecido y lo que el empleado percibe. No todo es dinero, pero ¿Quién no piensa en su salario ideal? Te muestro en este post, cómo realmente nuestro ideal de mucho más.

¿Existe el salario ideal?

Hablar del salario ideal es subjetivo, porque evidentemente cada persona es un mundo. Pero nos preguntamos cuál sería nuestro salario ideal. Normalmente eso suele ir asociado a mucho dinero, a ganar más de lo actual, a una nómina bien abultada. Pensamos en cubrir todo lo que necesitamos y además vivir con todo aquello que nos hace sentir bienestar y comodidad.

La realidad es que hablar de salario ideal es hablar de dinero. Pero ¿qué sucede cuando incluimos otros factores? Últimamente se oye hablar del salario emocional, y ahí no hablamos de dinero, aun añadiendo la palabra salario. Hablar de empleado y de algo ideal, es hablar de equilibrio.

Ideal: suma de factores que importan

Pues existe un estudio, “Tendencias en beneficios sociales” que ha publicado Cobee (una plataforma de retribución flexible). Dicho estudio afirma que hay un salario ideal: ese que un empleado consideraría perfecto, 50.000€ brutos al año, además de beneficios sociales. Es decir, una EVP (Propuesta de Valor al Empleado) que ofrezca al empleado aquellos beneficios que considera importantes a cambio de su talento, además de dicho salario.

Este salario ideal surge tras una encuesta a miles de personas que durante la pandemia han valorado que ese dinero sería el que aceptarían como bueno. Esto no solo muestra que hay personas que querrían cobrar más. Lo sorprendente es que ha habido personas que se reducirían el salario a cambio de otros beneficios sociales. Concretamente más del 66% de los empleados encuestados, cobraría menos. Y esto sí que ha sido a causa de la conocida pandemia, porque han valorado poder disponer de otros factores más relacionados con disfrute familiar.

Cuando el dinero no lo es todo

Las organizaciones que hacen un buen trabajo en ese sentido ya tienen desarrolladas políticas que muestran todo lo que aportan a sus empleados. Pero estos meses han significado un antes y un después para muchas otras, que han entendido qué significa verdaderamente ese salario ideal en su conjunto.

El salario ideal lo es en realidad porque está acompañado de otras cosas que también valoramos. Es como hablar de nuestra pareja y entender que no es perfecta pero que nos aporta un montón de cosas que compensan con creces. Se vuelve ideal en su conjunto. Este salario es igual, porque dinero y beneficios sociales generan ese sentimiento que provoca que el empleado sienta equilibrio y bienestar.

Los empleados valoran tener seguro de salud, la posibilidad de tener abonos o tickets de restaurante. También demandan disfrutar del gimnasio, tener una suscripción a Netflix o el hecho de tener un plan de empresa compartido para el conjunto de los compañeros. Esto significa que ha mejorado la empatía dentro de la organización, pues no solo hablamos de salario ideal hacia el propio empleado. El hecho de integrar en nuestro salario, algo que beneficia al resto, es un factor que ha mejorado. Han bajado las ayudas para el transporte público, lo que evidencia el aumento del trabajo en remoto.

Personas antes que profesionales

Lo evidente es que hemos parado (obligados, sí, pero hemos parado). Y eso nos ha hecho cuestionarnos las cosas. Los empleados han visto como sus vidas cambiaban, como teníamos que lidiar con muchos cambios, adaptarnos sin posibilidad de negociar con el tiempo. Es más evidente que nunca, que la persona y el profesional se han fundido. Y eso se ve en ese salario ideal que muestra cómo de importante es el dinero, pero también la vida personal.

Somos personas primero, y luego profesionales. Eso significa que debemos cubrir una serie de necesidades previas como personas, para ir solventado posteriormente las que surgen en el ámbito profesional. Si seguimos esa regla, entendiendo la famosa pirámide de Maslow, nuestra vida personal demanda un salario ideal que sea cubrir nuestras necesidades básicas. De acuerdo, pero ¿cómo cambian las prioridades cuando las necesidades varían?

¿Qué sucede cuando la familia sufre? Que nuestra necesidad prioriza que eso esté sano y cubierto. De ahí que el seguro haya sido uno de los factores que más ha aumentado en la demanda de ese salario ideal. Todos los aspectos que tienen que ver con los que más queremos, han sufrido una especial atención. Porque nuestra mirada se ha dirigido durante muchos meses a cubrir esas carencias.

La vida profesional ha cedido en pro de la personal para darle la importancia que realmente merece. Porque si somos buenos profesionales, es gracias a que somos buenas personas. Y para ello debemos poner en valor precisamente todas esas cositas que son importantes para nosotros. ¿Estás de acuerdo con el salario ideal que nos plantea el estudio? ¿Lo aceptarías?

Links relacionados:

Informe Cobee

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Maribel García
Especialista en Employer Branding y asesora de Gestión del Talento en las empresas. Apasionada de la comunicación, las personas y cómo potenciar sus habilidades. Su objetivo es conectar a las personas en su entorno de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


¿Cuál sería el salario ideal para un empleado?