Inicio » Búsqueda de empleo » Elementos importantes para hacer un buen portfolio

Elementos importantes para hacer un buen portfolio

Los tiempos cambian y debemos ir adaptándonos. Uno de esos cambios es que, desde Recursos Humanos no solo pueden pedirte el CV, sino también algo llamado portfolio. Debes saber cómo hacer el tuyo y de esa manera, aprovechar mucho más las oportunidades que puedan surgir.

¿Qué es el portfolio?

Un portfolio es una recopilación de tus trabajos qué reflejan mucho mejor tu talento que un currículum. Es un dossier donde puedes mostrar, en función de tu trabajo, aquello que sabes hacer. Se trata de una forma muy efectiva de poner en valor lo que sabes hacer, y por tanto de diferenciarte de los demás candidatos. Un resumen o un repaso a lo más destacado de un trabajo que muestra tus conocimientos y talento.

En función de tu profesión y talento, puedes crear un tipo u otro de portfolio. Suele ser habitual en personas que trabajan en el sector de marketing, publicidad, diseño gráfico, moda, fotografía profesional, entretenimiento o diseño web. Pero es interesante que tengas en cuenta esta opción, para ganar visibilidad. Además, es una apuesta por tu Marca Personal. Hasta hace un tiempo, el portfolio se asociaba a los freelance y para los candidatos, existía el CV, pero hoy cualquier persona puede apoyarse en el portfolio para ganar empleabilidad.

Diferenciarse para brillar

Ya debes tener claro lo importante que es diferenciarte para brillar. Y con diferenciarse no me refiero a llamar la atención cueste lo que cueste. Se trata de ponerte en valor, y aquí sale a colación esa frase de un buen amigo “hay que saber hacer y hacer saber”. Y eso significa, saber transmitir tu talento.

Hasta ahora cuando querías aplicar a una oferta tenías un único documento para demostrar todo lo que habías hecho hasta entonces. Pero el portfolio te ayuda mucho más, porque es un dossier que apuesta desde tu pasado, por tu futuro, de la mano de tu Marca Personal. Porque ambos, te ayudan a mostrarte al mundo.

La belleza está en todas partes

Que sí, que ya sabemos, que la belleza auténtica está en el interior. Pero no subestimes el poder de un buen portfolio para empujarte hacia aquello que quieres atraer. Porque se trata de esto, de ser honestos, pero sabiendo contar aquello que somos y sabemos hacer. De esta manera amplias tus opciones: tú decides qué muestras, pero lo que sea, ha de ser tú. Vamos, lo que yo llamo tener #BrilliBrilliDelBueno, ser auténtico, coherente y de verdad.

Aun siendo importante que sea atractivo, no olvides que debe ser práctico y fácil de actualizar.

Empezar el portfolio

Un portfolio es mucho más elaborado que un CV, por lo que tienes que dedicarle más tiempo. No es tiempo perdido, invierte en ti, es algo que te permitirá que tengas más opciones. Empieza penando en ti como si fueras otra persona. Estás ayudando a alguien a quien quieres y eso quizás te ayuda a ponerte. No es fácil pensar en esos trabajos que has hecho y plasmarlos.

Define tu público

Es importante saber a quien te estás dirigiendo. No es lo mismo que tu portfolio lo vean personas de tu sector, o gente que solo vea un conjunto de imágenes. Ten por seguro, que una cosa es saber a quien te diriges, y la otra, gustar a todo el mundo. No vas a gustar a todos, hazte a la idea. Y con eso, ya puedes dejar de agobiarte y ser honesto contigo mismo para hacer lo que conecta contigo. Después ya vendrán los que sintonicen contigo a través del portfolio.

Tu estilo

Esto no es un CV, así que más que un listado de trabajos debe reflejar la suma del, “quién eres” y el “qué has hecho”, para que se llegue al “qué eres capaz de hacer”. Es importante que en este documento-archivo hable tu estilo, tu voz. No se trata de dadr lo que quiere el otro, sino de mostrar tu talento y atraer a los que conecten contigo.

Elementos de tu portfolio

Formato

Tu portfolio puede ser presentado de diversas formas y dispones de varios formatos en los que apoyarte. Con un ordenador y algunas herramientas puedes hacer cosas muy chulas. Lo interesante sería que lo tuvieras online, de manera que cualquier persona pueda fácilmente acceder a él. Por ejemplo, una web o en Slideshare o Issuu. Algunas plataformas como SoyFreelancer te permiten crear tu portfolio allí.

La idea es que puedas añadir vídeos, imágenes o enlaces de tus trabajos.

Perfil

Contar quien eres tú, poder trasladar visual y rápidamente información sobre ti, así como tu estilo y tus objetivos. De esta manera, ya estás haciendo una especie de declaración de intenciones. No se trata de que las personas interesadas puedan contactar, sino que hagas que quieran más.

Cuenta cómo eres, tu forma de ser, y qué talento(s) tienes, eso los preparará a lo que can a ver de ti. Cuantos más detalles aportes sobre cómo has aprendido lo que sabes, mejor. Si encima tienes dotes de diseño, puedes hacerte un logo que también hable de tu Marca Personal. No olvides hacer que tus datos de contacto estén bien visibles, pónselo fácil a quien le gustes.

Proyectos

Esta es como la joya de la corona de tu portfolio. Debes añadir aquellos trabajos o proyectos que hayas hecho y en los que se vea lo que sabes hacer, y de qué manera lo has llevado a cabo. Se notará qué te gusta y por qué. Piensa en cualquier cosa que hayas hecho, para ti o amigos. Muchas veces nos cuesta ver cosas que hemos hecho, si forman parte de nuestro entorno personal. El separar nuestra vida personal de la profesional, nos dificulta la multitud de cosas buenas que hacemos.

Acuérdate de la ayuda que, por ejemplo, has ofrecido a un amigo o familiar. Un proyecto que otra persona no sabía muy bien cómo orientar y tú le has dado esa idea y ayudado a desarrollar, o arreglillos que has hecho en tu propia casa, o un diseño que le has hecho a un colega. Muchas personas creen que, como es algo que se les da bien y hacen fácilmente, no tiene importancia, y la tiene. Ponte en valor con tu portfolio. Es importante que no añadas todo lo que has hecho, ya que se trata de un resumen de lo más destacado, no quieras cantidad, apuesta por la calidad.

Añade todo lo que has hecho además como colaborador y posibles voluntariados, porque parte de ese trabajo, también lleva tu sello.

Formación y competencias

Es interesante que añadas qué formación has ido adquiriendo, así como cursos o certificaciones que acreditan tu conocimiento. No te olvides de tus competencias, de tus habilidades que, por supuesto, muchas se van a ver a través de tus trabajos. Pero recuerda a las soft skills, aquellas que adquirimos y desarrollamos en la interacción con otros, independientemente del rol profesional.

Como ves tienes una opción muy interesante si te animas a hacer tu portfolio. Harás que tu talento sea más visible y pueda llegar a más personas.

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Maribel García
Especialista en Employer Branding y asesora de Gestión del Talento en las empresas. Apasionada de la comunicación, las personas y cómo potenciar sus habilidades. Su objetivo es conectar a las personas en su entorno de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Elementos importantes para hacer un buen portfolio