Inicio » Actualidad » Cómo aliviar el agotamiento de los empleados en tiempos de Covid-19

Cómo aliviar el agotamiento de los empleados en tiempos de Covid-19

Desde que empezó el tsunami que estamos viviendo con el Covid-19, existe una extendida sensación en muchas personas, agotamiento. En las organizaciones, desde Recursos Humanos se sigue trabajando para que ese agotamiento se reconozca, se gestione y se transforme en algo mucho más positivo. Aliviarlo para que la persona pueda avanzar.

Agotamiento común

Cuando hablamos de agotamiento, en estos días, parece que existe una conversación familiar. Porque no hablamos solo de cansancio físico. Se trata de algo más profundo, por eso hago referencia al Covid-19. Estamos ante una situación que nos ha hecho mucho daño emocional. En el terreno profesional está afectando, porque irremediablemente somos personas antes, y profesionales después. Por lo tanto, todo lo que estamos sufriendo en nuestras vidas, va a afectar si o si a nuestro trabajo.

Hasta hace 1 año, podríamos hablar de estrés asociado al trabajo, esa sensación de agotamiento que bien podía ser físico o emocional, que nos acaba limitando en nuestro día a día. Pero el agotamiento no es algo que nos diagnostique un médico. Quizás por eso es algo a lo que no le damos la suficiente importancia y no es motivo para ir al médico. Pero nos hace mella y nos impide dar todo lo que podemos. Y ahí es donde entra RRHH para cuidar a los empleados de su organización.

Estar estresado es algo que es incompatible con sentir bienestar y tener una buena salud. Pero debido al Covid-19, existen informes que hablan de que más del 35% de las organizaciones están teniendo que hacer frente a ese agotamiento en sus empleados. Muchas de ellas ya están trabajando para aportar apoyo ofreciendo programas para la plantilla.

Estamos en tiempos de mucha incertidumbre, de mucha ansiedad y es inevitable que nuestra salud mental se vea afectada. El hecho de trabajar en casa con todo lo que allí además vivimos, puede estar generando altos niveles de agotamiento. El teletrabajo ha llevado a que muchas personas reconozcan estar trabajando más horas de las habituales. Ha generado una necesidad de trabajar para acercar a las personas desde el punto de vista emocional, dentro de los equipos.

Agotamiento en las organizaciones

El agotamiento en la empresa puede ser indicativo de algo relacionado con el trabajo, pero como te decía, en este último año hemos vivido cosas lo suficientemente impactantes como para afectar a toda nuestra vida. Este agotamiento emocional puede dar pie a otros trastornos más graves, como puede ser una depresión. De ahí que seamos conscientes de lo que estamos sintiendo, para hacer lo que mejor nos vaya.

Para identificar si tienes ese agotamiento puedes hacerte preguntas que te acerquen a la respuesta. ¿Te cuesta arrancar en tu día a día?, ¿Estás más irritable?, ¿Sientes que te falta la energía?, ¿Te cuesta más concentrarte?, ¿Descansas mal?, ¿Tienes preocupaciones que te ocupan más de lo normal?, ¿Te sientes cansado, con dolores de cabeza o físicos que no puedes asociar a nada? Estas cuestiones pueden ayudarte a averiguar si sufres de agotamiento.

En ese caso es importante que acudamos a las personas adecuadas para que nos ayuden a salir de ahí. Por eso es necesario que, dentro de las organizaciones, nos encarguemos de cuidar la salud de los empleados. Ahora más que nunca, el bienestar es algo primordial y ese agotamiento puede ser algo que, si no resolvemos, se vuelva más importante.

¿Por qué sentimos agotamiento?

Decir que es por el Covid-19 sería correcto, pero ambiguo. Lo cierto es que detrás se esconden los verdaderos motivos por los que cada uno puede estar sintiendo eso. En algunas personas se debe a un miedo y un exceso de preocupación por lo que puede venir, lo que puede pasar. En otras, la acumulación de todo el confinamiento que nos ha llevado a cambiar hábitos y a establecer rutinas impuestas que nos ha costado adquirir, limitando nuestra libertad.

A veces se está debiendo a la falta de control que la persona puede estar sufriendo. Esa sensación de no poder hacer nada, de no impactar de ninguna manera se haga lo que se haga. En psicología eso se reconoce como indefensión aprendida. Es un concepto que puede ser la antesala de la depresión. Sucede cuando creemos que nada de lo que hagamos, va a cambiar nuestro destino. Y eso acaba haciendo que tiremos la toalla en cualquier circunstancia.

Otro motivo puede ser el caos vivido dentro de la organización. Cuando en situaciones normales hay una cierta estructura que lo soporta, en tiempos de desequilibrio, puede darse que experimentamos disfuncionalidad en el puesto de trabajo. Esto puede llevar al agotamiento y a una sensación de estrés continuado que nos hace mucho mal.

Si la persona siente que no tiene apoyo dentro de la organización, puede llevar a sentir ese agotamiento. Porque se puede sentir aislada, con falta de comprensión y puede dar lugar a una desvinculación que haga que se rompa no solo la motivación, sino el compromiso.

Ver el agotamiento en las personas es fácil si detectamos cansancio, dificultad para dormir, estrés instalado, irritabilidad, etc.

¿Cómo aliviar el agotamiento?

Estamos hablando de algo que sufre la persona, no el profesional. Es decir que el profesional se ve afectado, pero no sería así, si la persona no lo estuviera viviendo. Por lo tanto, lo más importante es acercarse al problema con el cuidado y tacto necesario. El tema de la salud mental siempre ha sido algo que, desde la organización, se ha rozado, pero que no toca dentro del ámbito profesional. De ahí la desvinculación y un gran error.

El tener un problema parece que genera trabas, y nadie las quiere. Es algo relacionado con la persona, por lo tanto, no se ha visto como algo que se deba abarcar desde la empresa.

Está claro que el Covid-19 no entiende ni de roles ni de jerarquías. Está afectando a todo el mundo por igual. Así que desde todos las áreas se ha empezado a trabajar, teniendo en cuenta el verdadero bienestar de las personas, pasando por entender ese agotamiento y haciendo algo para aliviarlo.

Escuchar

Cuando una persona se siente escuchada, su nivel de ansiedad se reduce. Y ahí es donde podemos llegar a reducir también el agotamiento emocional. Escuchar significa empatizar, entender la frustración qué está viviendo esa persona. Al final esa empatía puede hacer que otros compartan, y se genere un vínculo que ayude a otras personas que inicialmente no compartían su situación. Es más, cuando un responsable comparte su propia situación y se demuestra que él también está sufriendo lo mismo, los empleados lo ven como alguien cercano e igual de vulnerable que ellos.

Mayor comunicación

Es importante incrementar la comunicación con los empleados, para acercarnos desde la posible lejanía física. El sentimiento de aislamiento ha generado mucho agotamiento y debemos aliviarlo comunicándonos más. Está bien aportar programas que les den pautas y recomendaciones para que cada persona haga. Pero es vital que no olvidemos el poder del vínculo con los demás.

Muchas veces, para algunas personas, el mantenernos al lado y comunicarnos, tiene mayor impacto que un curso de mindfulness. Ten conversaciones con el equipo de forma individual o en pequeños grupos para ayudarles a compartir, pero hazlo más veces de lo que lo harías de forma habitual. Y la clave está en escuchar sinceramente lo que cada uno siente y cómo están gestionando lo que viven. A todos les está costando no poder estar con los suyos, o la falta de contacto con los amigos, la reducción de las actividades que más le gusta hacer.

Repartir la carga laboral

Estos meses están siendo duros para muchos sectores, pero debemos entender que, para aliviar el agotamiento, debemos repartir ahora, la carga laboral de cada profesional. Valora el trabajo de cada profesional y la posibilidad de gestionar algunos proyectos en equipo y de forma diferente a la que se estaba llevando hasta ahora. Las personas están sufriendo muchos desequilibrios entre la vida personal y la profesional y eso genera en un estrés que hace que se sientan agotados. Debemos ayudarles con lo que se pueda desde la organización.

Esto también puede hacerse a nivel individual, es decir se podría dividir su jornada en pequeñas porciones de tiempo para ser intercaladas con algunas personales. Esto puede aliviar el agotamiento y permitir que el trabajo vaya avanzando.

Estos simples y efectivos consejos pueden acercarte a los empleados y con eso, aliviar su agotamiento, de manera que le permitan gestionarlo e ir avanzando en un entorno tan complejo como el que estamos viviendo.

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Maribel García
Especialista en Employer Branding y asesora de Gestión del Talento en las empresas. Apasionada de la comunicación, las personas y cómo potenciar sus habilidades. Su objetivo es conectar a las personas en su entorno de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Cómo aliviar el agotamiento de los empleados en tiempos de Covid-19