Inicio » Actualidad » Jornada de verano: beneficios para establecerla

Jornada de verano: beneficios para establecerla

En pleno verano, comprobamos como muchas organizaciones cambian su horario de trabajo y se pasan a la jornada de verano. Los departamentos de Recursos Humanos ya han tenido que hacer sus encajes para que todo quede bien cubierto a pesar de este cambio temporal. ¿Quiénes pueden hacerla y qué ventajas tiene?

¿En qué consiste la jornada de verano?

Muchas organizaciones establecen la jornada de verano entre el 1 de junio y el 30 de septiembre. Suele servir para ajustar la jornada de trabajo y poder combinar mejor el tiempo de nuestro día. Apretamos un poco el trabajo empezando un poco antes y así alargamos la mañana, de manera que las tardes quedan para nuestra vida personal. Normalmente se suele establecer de 7am a 14h o de 8am a 15h.

Inicialmente se pensó que con el calor que pega en verano, no era productivo estar en la oficina a las 17h de la tarde. La gente está ya pensando en sus vacaciones, en los planes fuera de la oficina y no suele estar tan enfocada. La jornada de verano trata de poder ser productivo y a la vez, permitir que el verano sea más llevadero, si es que has de trabajar.

Cada organización con su convenio colectivo establece si va a aplicar la jornada de verano o no y durante qué meses y el horario específico. Por eso encontramos que hay empresas que solo lo aplican en agosto, otras que julio y agosto o entre el 15 de julio y el 15 de septiembre. Así que depende de la empresa en la que estés para saber de qué podrás beneficiarte. Debes saber que no es obligatorio que la organización lo ofrezca, con lo que solo podrás tenerlo si es algo que voluntariamente decidan instalar.

Normalmente para saber las horas que trabajamos, contamos todas las horas de forma anual. Con lo que, aunque parezca que en verano dedicamos menos horas, la realidad es que, si se aplica la jornada de verano, es porque ya se ha establecido a lo largo del año el cómputo para poder ajustarnos en esa época del año.

Beneficios de la jornada de verano

No todas las empresas tienen un negocio compatible con la jornada de verano, pero si en la vuestra podéis aplicarlo, te cuento las ventajas de las que vais a poder disfrutar.

Employer Branding

Una organización que apuesta por sus empleados ya está trabajando para tener un buen Employer Branding. Eso significa equilibrar sus objetivos estratégicos con la experiencia de las personas del equipo. De esta manera mejoramos la imagen de la empresa como lugar atractivo para venir a trabajar, atrayendo así al talento que realmente necesitamos. La flexibilidad horaria y el poder disfrutar de nuestro tiempo para nosotros, es algo muy valorado por los empleados y candidatos.

Conciliación

Muchas familias tienen que hacer virguerías para poder combinar sus jornadas con el resto de miembros. Si hay niños, que ya no están en el colegio ni disfrutando de los abuelos o de algún campamento, hay que combinarse para estar con ellos. La conciliación es una de las mejores razones para la jornada de verano. Permite seguir activo y trabajando, pero pudiendo estar enfocada una parte del día en el trabajo, y de igual forma, tener el suficiente tiempo para poder disfrutar de la familia.

Ahorro

Cuando tienes a un equipo que ha de hacer menos desplazamientos, haces que se ahorren dinero. También lo haces tú porque, aunque debas estar para tus clientes que no pueden hacer jornada de verano, sí puedes tener opciones que desde dentro ayuden. El teletrabajo y los diferentes turnos para dar ese servicio pueden ayudarte hacia fuera, y la jornada intensiva hacerlo de forma interna. De esa manera, piensa en el ahorro en el aire acondicionado en la oficina, la luz, etc.

Mayor productividad

Que hagas que la gente esté si o sí todo el día sentada en su silla, no hará que sean más productivos. De hecho, ya se ha comprobado que trabajar más horas no significa tener mejores resultados. Suele pasar lo contrario, porque cuanto más nos metemos en el trabajo y le dedicamos más horas, menos despejados, más espesos y por tanto, más estresados y menor productividad. Al reducir la jornada, los empleados se organizan mejor y cunde más su tiempo. Además al estar motivados por la jornada de verano, pueden estar más enfocados. Somos de los países que más horas trabajan al día, pero no somos los más productivos.

Como ves, tenemos varias razones para por lo menos, debatir si en nuestra organización es posible implantar la jornada de verano o jornada intensiva.

Formación Relacionada

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Especialista en Employer Branding y asesora de Gestión del Talento en las empresas. Apasionada de la comunicación, las personas y cómo potenciar sus habilidades. Su objetivo es conectar a las personas en su entorno de trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Noticias, eventos y formación!

Suscríbete ahora y recibe los mejores contenidos sobre Negocios, Prevención, Marketing, Energías Renovables, Tecnología, Logística y Recursos Humanos.

Acepto recibir comunicaciones comerciales por parte del grupo IMF
He leído y acepto las condiciones


Jornada de verano: beneficios para establecerla